Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

Marianela Núñez vive uno de sus momentos más dulces en el Royal Ballet

EFE ·21/07/2008 - 14:32h

EFE - La primera bailarina del Royal Ballet, Marianela Nuñez, con Thiago Soares.

La argentina Marianela Núñez, primera bailarina del Royal Ballet que acaba de estrenarse en Hong Kong con "Sylvia", confesó pasar por una etapa en la que disfruta de todo lo que hace, con la mente ya puesta en su próximo papel, "Giselle", y una actuación en la Scala de Milán para la próxima temporada.

La argentina, de 26 años, y primera bailarina de la compañía inglesa desde hace seis, concluyó el domingo su última actuación en el Centro Cultural de Hong Kong junto a sus compañeros del Royal Ballet.

"Fue agotadora la temporada, la compañía está desesperada por ir de vacaciones ahora", comentó Núñez a Efe tras su participación en el ballet "Manon".

El Royal Ballet, que no visitaba la ex colonia británica desde 1983 cuando actuó ante más de 30.000 personas, ha vuelto a la región (ahora bajo soberanía china) con tres funciones de "Manon", protagonizadas por Tamara Rojo, Mara Galeazzi y Leanne Benjamin; y dos de "Sylvia", lideradas por Sarah Lamb y la bonaerense Núñez.

La que obtuviera el premio de danza a mejor bailarina (2006) por el "Critics Circle" (Círculo británico de Críticos), relató que a pesar del cansancio acumulado por la intensa temporada en el Royal Ballet, en la que pueden acumular "unas 150 funciones", no encuentra motivos para quejarse.

"De mi profesión lo disfruto todo, cuando estoy bailando y fuera del escenario también. Con veintiséis años todavía tengo mucho que hacer; seguir creciendo como artista, hacer roles que todavía no hice. Estoy en una etapa de mi carrera en la que estoy disfrutando todo lo que hago", añadió.

Su actual plenitud le impide abordar planes de futuro. Aunque estos pasen por la danza, aún no vislumbra si será en el campo de la enseñanza, la coreografía u otra rama, siendo la dirección de una compañía con su nombre la que más rápido descarta "al menos hoy en día".

"Ahora todo es nuevo para mí, me estoy descubriendo como artista. No tengo pensado en el futuro qué quiero hacer. Quién sabe si algo con ballet, pero no creando mi propia compañía; tampoco cine, no vuelo tanto como otros bailarines".

Núñez lamenta que todavía no haya más oportunidades en Argentina para bailarines de ballet clásico.

"En Buenos Aires todavía es muy difícil la situación. Y es una pena, porque me gustaría ir a brindar a mi país lo que estoy aprendiendo en Londres", comentó la artista.

Si bien tras la escala de Hong Kong la argentina inicia sus vacaciones, esto no será óbice para que entre el 18 y el 26 de agosto participe en la primera producción del brasileño Thiago Soares (también primer bailarín del Royal Ballet), "Thiago Soares and friends".

Varios de los invitados a esta producción en Brasil son bailarines de la compañía británica.

"La atmósfera en el Royal Ballet es fantástica entre todos. Y esa es una de las razones por las que (los españoles) Laura Morera (primera bailarina) y Ricardo Cervera (primer solista) participan en la producción de Thiago, no sólo porque son excelentes bailarines", explicó la argentina.

Además de obtener personajes que exploran tanto el lado bueno como el malo del ser humano, el año próximo Marianela interpretará uno de sus muchos papeles pendientes, "Giselle", y participará en "Bayadera" en la Scala de Milán.

"Ahora me dan roles con los que exploro los dos lados, y ambas facetas me parecen igual de interesantes. No mucha gente tiene esta posibilidad", subrayó.

"Giselle es un rol que estuve esperando bastante para hacer, me gustó desde los 6 años de edad: desde la música, a la coreografía, la historia".

Las invitaciones a bailar en otras compañías, "algo que todo bailarín quisiera hacer", las considera "interesantes para ver y aprender", aunque, señaló, "finalmente uno vuelve feliz para la casa de uno."