Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

La ASEAN aparta diferencias para perseguir una comunidad regional

EFE ·21/07/2008 - 06:06h

EFE - El vice primer ministro de Tailandia, Sahas Banditkul (i), el ministro del Exterior de Birmania, Nyan Win (c) y el secretario de Estado de Cambodia, Kao Kim Hourn (R) se saludan en la ceremonia inaugural del Encuentro Asean de Ministros Asiáticos.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) decidió hoy, en medio de la turbulenta etapa política y económica que atraviesa el bloque, apartar sus diferencias internas para desarrollar la carta de principios básicos que persigue formar una comunidad regional al estilo europeo.

Los diez ministros de Asuntos Exteriores de la ASEAN, grupo al que los críticos han colgado la etiqueta de "club de la demagogia" por su política de no interferir en los asuntos internos de los demás miembros, pasaron de puntillas por encima de los problemas de índole político que afectan al proceso de integración.

"La ASEAN ha decido impulsar la puesta en marca de la Carta regional (de principios fundamentales) sin esperar a que todos los miembros la ratifiquen", dijo el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, en su discurso de inauguración de la reunión ministerial, que se celebra con carácter anual.

La carta de principios fundamentales, aprobada en noviembre por los líderes de la ASEAN y que insta a sus miembros a impulsar la democracia, la buena gobernanza y a respetar y proteger los derechos humanos, fue el principal asunto de la reunión de ministros de la ASEAN, grupo que incluye regímenes comunistas, de corte democrático y una dictadura militar.

En una organización como la ASEAN, en la que "sólo se hace honor o se aplica cerca del 30 por ciento de los acuerdos y compromisos" adoptados, según Lee, resulta poco extraño que la Junta Militar birmana, acusada de violar los derechos humanos, haya ratificado la Carta que, entre otras cosas, establece la creación de un organismo regional encargado de velar por el respeto de los derechos humanos.

"La adhesión a la Carta demuestra nuestro fuerte compromiso a abrazar los valores comunes y las mismas aspiraciones de la gente de la ASEAN de construir una comunidad regional compartida", declaró el ministro birmano de Exteriores, general Nyan Wyin, en el acto de la firma del documento por parte de su país.

En plena avalancha de criticas por poner trabas a la entrada de la ayuda internacional para los 2,4 millones de personas damnificadas por el ciclón que arrasó el sur de Birmania a finales de mayo, el régimen militar birmano prolongó el 27 de mayo por otro año más la detención de líder opositora y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, en cautividad desde 2003.

Hasta el momento, Filipinas, Indonesia y Tailandia no se han adherido a la carta de principios, que para que entre en vigor debe ser ratificada por la totalidad de los miembros de la ASEAN.

El punto más controvertido de la Carta es la creación del órgano regional para supervisar la situación de los derechos humanos y que, en principio, no tendrá poder para sancionar las infracciones.

Los ministros dedicaron gran parte de la reunión a la constitución de ese organismo regional, sobre el que los miembros de la ASEAN mantienen notables discrepancias acerca de su diseño, cometidos y responsabilidades.

Según el comunicado conjunto, los ministros de la organización regional "reafirman el compromiso de todos los miembros de ratificar la Carta de la ASEAN antes de la Cumbre de Bangkok", que está previsto que se celebre en diciembre en la capital tailandesa.

La ASEAN, formada por países muy diversos tanto en lo político como en lo social y económico, ha prestado escaso interés por los derechos humanos desde la fundación del grupo, en 1967.

En un comunicado, el grupo instó a los gobiernos de Tailandia y Camboya a conducirse con "suma cautela y reserva", y se ofreció para mediar, en la disputa fronteriza que mantienen ambos países sobre la zona situada en torno a las históricas ruinas del templo de Preah Vihear.

"La situación se ha deteriorado hasta un nivel peligroso", manifestó el primer ministro singapurense.

Desde hace una semana, Tailandia y Camboya mantienen desplegados varios cientos de soldados en la zona y se acusan mutuamente de invadir el territorio del otro.

La reunión ministerial tiene lugar cuando las naciones del sudeste de Asia afrontan serías dificultades para mantener sus niveles de crecimiento económico con la subida de los precios del petróleo y de los alimentos, y notan el impacto de una creciente presión inflacionaria.