Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

Las cuentas del Estado se tiñen de rojo por primera vez en tres años

La crisis se come 5.000 millones de euros y las medidas del Gobierno otros 4.600 millones

BELÉN CARREÑO ·21/07/2008 - 13:09h

El Estado despertó en junio del dulce y plácido sueño del superávit. Después de tres años con saldo positivo en las cuentas del Estado, la ejecución del presupuesto de junio finiquitó la ya lánguida despensa que el Gobierno esgrimía como colchón contra la crisis.

Hasta junio, el Estado necesitó 4.683 millones de euros para financiar sus actuaciones, un déficit que supone el 0,42% del PIB. La última vez que el Estado tuvo déficit fue en junio de 2005, representó entonces menos de la mitad del actual, y el ejercicio logró cerrar en positivo por primera vez en democracia.

El dato marca el inicio de una tendencia en la que el Estado no tendrá ingresos suficientes para cubrir sus compromisos. El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, reconoció que es “posible y probable que el ejercicio completo arroje un déficit de décimas [sobre el PIB] para la Administración Central”.

Lejos de las previsiones

El Gobierno asume por primera vez que la “evolución de la economía” se ha llevado el gran triunfo económico de la anterior legislatura. La previsión del Gobierno para 2008 era de un superávit del 0,3% del PIB para la Administración Central.

Ocaña no se atrevió a dar cifras del conjunto de las administraciones, donde se incluyen las comunidades autónomas, las corporaciones locales y la Seguridad Social. No tiene dudas de que ésta última arrojará un saldo positivo, pero se destinará al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, un apartado intocable del que no se puede tirar para hacer frente a la crisis.

A finales de julio, Economía revisará de nuevo sus previsiones de crecimiento y de cierre presupuestario para el ejercicio, donde ya se reflejará el déficit.

Por ahora, los ingresos por el Impuesto de la Renta a las Personas Físicas (IRPF) mantienen su fortaleza, con un crecimiento del 14,9%. En este apartado destaca el aumento de un 29,8% en las rentas de capital (debido a la salida de fondos de inversión para llevar ese dinero a depósitos bancarios).

La reducción en los ingresos por IVA y por Sociedades son los principales causantes de la merma de ingresos.Ocaña achacó al impacto de la subida del precio del crudo y a la contracción del consumo la caída de la recaudación de estos ingresos.

Pero también se escudó en que una parte está ligada a la política fiscal que ha diseñado el Gobierno para “inyectar liquidez en el sistema”. Sin embargo, la principal medida tomada por el Gobierno, la devolución de 400 euros, no se empezará a percibir de verdad hasta las cuentas del mes de julio.

El remedio come ingresos

En los primeros seis meses del año, el efecto de la crisis ha supuesto una reducción de ingresos superior a los 5.000 millones de euros, mientras que las medidas del Gobierno han restado más de 4.600 millones, según fuentes de Hacienda (1.050 millones por adelanto de devoluciones del IVA, 2.480 millones por efectos contables en Sociedades y en grupos consolidados, 528 millones por el cheque bebé, 450 millones por la rebaja del tipo de Sociedades y 130 millones por la primera devolución de 400 euros a funcionarios).

Para final de año, el Ministerio prevé que los ingresos caigan alrededor de un 4% respecto a 2007 (las medidas contra la crisis reducirán en 8.000 millones esos ingresos).

Reacciones del PSOE

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, aseguró hoy que el superávit de las cuentas públicas nunca ha sido para los socialistas un objetivo en sí mismo, y aseguró que la existencia de déficit no mermará la intención de mantener las políticas sociales.

Blanco respondió así al ser preguntado en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE por los datos oficiales que indican aparición de déficit público en junio, por primera vez en tres años.

El dirigente socialista optó por subrayar que la existencia de ese superávit "por primera vez en la historia" fue un éxito del Gobierno de Rodríguez Zapatero porque, incluso con tasas de crecimiento mayores durante los gobiernos del PP, no había habido excedentes en las arcas públicas.

Lo importante de ese superávit, insistió, es que ha permitido ahorrar y con ello hacer frente a una etapa "de mayores dificultades económicas".

Haberlo tenido durante los tres últimos años, aseguró, permitirá que esas dificultades no afecten a las políticas sociales.