Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

El cardenal Pell defiende la reunión del Papa convíctimas de abusos sexuales

EFE ·21/07/2008 - 08:06h

EFE - El papa Benedicto XVI sonríe a su llegada al aeropuerto de Sidney, antes de abordar su avión, tras la alocución de agradecimiento a los voluntarios que participaron de las celebraciones del Día Mundial de la Juventud que se llevó a cabo en Sidney por una semana completa.

El arzobispo de Sídney, George Pell, defendió hoy la decisión de Benedicto XVI de recibir hoy a cuatro personas víctimas de abusos sexuales por sacerdotes, mientras otros afectados protestaban por no haber sido elegidos para ver al Papa.

El cardenal Pell dijo en rueda de prensa que desconoce la identidad de las dos mujeres y los dos hombres invitados con quienes conversó el Pontífice al término de la misa matinal y antes de partir de regreso a Roma tras dar por concluida su visita a Australia, donde participó en la XXIII Jornada Mundial de la Juventud.

El cardenal explicó que fue la Oficina de Estándares Profesionales la que escogió a las cuatro personas.

"No sé a quién se lo pedían, ni cómo lo hicieron, pero sé que los que estuvieron ahí están muy agradecidos", manifestó el cardenal Pell.

La Oficina de Estándares Profesionales es una comisión de la Iglesia católica australiana creada especialmente para gestionar las acusaciones de abusos sexuales contra religiosos.

Dicha oficina empezó este mes a investigar una acusación contra Pell por supuestamente haber protegido a un sacerdote denunciado por pederasta hace 25 años.

Por su parte, el portavoz de la organización "Ritos rotos", Chris MacIsaac, opinó que lo más llamativo de la reunión del Papa es que dejaran fuera de la recepción a Anthony Foster, quien había pedido una audiencia y cuyas dos hijas fueron violadas por un cura cuando eran pequeñas.

Una de ellas se suicidó este año, y la otra sufrió problemas de alcoholismo tiene una grave minusvalía física y mental producto de un accidente.