Archivo de Público
Domingo, 20 de Julio de 2008

Doñana no quiere oleoducto

Un documento de la Estación Biológica desaconseja la construcción de la Refinería Balboa en Badajoz, que implicaría una conducción de crudo en el entorno del Parque Nacional

MANUEL ANSEDE ·20/07/2008 - 21:30h

La Estación Biológica de Doñana (CSIC) no quiere ver ni en pintura el oleoducto de 200 kilómetros que recorrería Andalucía, desde Huelva hasta la comarca extremeña de Tierra de Barros, si se aprueba el polémico proyecto de refinería de petróleo en Los Santos de Maimona (Badajoz). Según un documento del organismo dirigido al antiguo Ministerio de Medio Ambiente al que ha tenido acceso Público, "el incremento del tráfico de petroleros en el polo industrial de Huelva elevaría significativamente el riesgo de mareas negras, que podrían tener consecuencias devastadoras para la costa de Doñana, como ocurrió en la tragedia del Prestige en Galicia". 

Para surtir a la Refinería Balboa, proyectada por el grupo del empresario extremeño Alfonso Gallardo, el oleoducto tendría que atravesar la franja de Espacios Naturales Protegidos del norte de Andalucía, como los Parques Naturales de Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en Huelva. Y la propia refinería se ubicaría, según la misma fuente, en un enclave rodeado por 11 espacios naturales protegidos.

Por todo ello, la Estación Biológica concluye que "el desarrollo de un proyecto de este tipo en una región como Extremadura, con espacios ambientales únicos en Europa y un grado de conservación excelente de su biodiversidad, no es aconsejable, y debería pensarse en una ubicación
alternativa".

Para el director de la Estación, Fernando Hiraldo, el proyecto es incomprensible: "Si hay que hacer una refinería, lo lógico es ponerla en la costa, que es donde están los barcos con el crudo, no a 200 kilómetros del mar con un oleoducto asociado. Comprendo que haya que estructurar el Estado, pero los costes medioambientales van a ser altísimos".

El incremento del tráfico de petroleros elevaría el riesgo de mareas negras 

La refinería tampoco encaja con la política de lucha contra el cambio climático anunciada por el Gobierno. El pasado jueves, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, volvió a repetir que la reducción de las emisiones es "una de las prioridades del Gobierno". La Refinería Balboa, capaz de producir más de cinco millones de toneladas anuales de productos petrolíferos al año, emitiría 1,5 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono, un aumento significativo en las ya de por sí desbocadas emisiones de España, que actualmente se sitúan en torno a los 350 millones de toneladas de CO2 al año.

Sin embargo, la Junta de Extremadura apoya el proyecto. La Sociedad de Fomento Industrial de la comunidad posee el 20% de la participación accionarial de la refinería, lo que implicaría una inversión pública de unos 120 millones de euros si el proyecto supera la evaluación de impacto ambiental actualmente en manos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

La refinería se ubicaría en un enclave rodeado por 11 espacios naturales protegidos 

El consejero de Industria, Energía y Medio Ambiente de la Junta, José Luis Navarro, ve un agravio comparativo en la oposición al proyecto. Repsol YPF está ampliando su refinería en Cartagena y plantea la extensión de otra en Puertollano. Cepsa, por su parte, quiere desarrollar sus instalaciones en Huelva. "Cada una de esas ampliaciones va a emitir tanto CO2 como la Refinería Balboa, pero nadie cuestiona sus emisiones. ¿Por qué ellos sí y nosotros no?", se pregunta.

"También queremos emitir"
"¡Qué casualidad que en las comunidades con balanzas fiscales más favorables sea donde más CO2 se emite! Yo también quiero emitir CO2, me gustaría no hacerlo, pero tenemos problemas que solucionar, como el paro", añade el consejero. Según el Grupo Alfonso Gallardo, la planta crearía 3.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

Navarro rechaza el traslado de la instalación a la costa, donde tradicionalmente se han situado las refinerías en España. "El peso del sector industrial en el Producto Interior Bruto español es del 14%, y en Extremadura sólo representa la mitad. El promotor quiere hacer una inversión de 2.000 millones de euros en Extremadura, que es donde se necesita, porque donde están el paro y las rentas más bajas de España es aquí", explica.

La Junta de Extremadura apoya el proyecto para crear tejido industrial en la región 

Como apunta el consejero, la ubicación de la Refinería Balboa se debe al empeño del empresario extremeño Alfonso Gallardo, que pasó de recoger chatarra con un burro en la década de 1970 a ser uno de los principales productores de acero corrugado en Europa, con bazas para ser el próximo dueño del Getafe Club de Fútbol y el Grupo Zeta, editor de El Periódico de Catalunya y las revistas Tiempo e Interviú. Gallardo, además, es tío del portavoz del PSOE extremeño, Francisco Fuentes. Para Navarro, este vínculo familiar del magnate con la Junta "no es un obstáculo, ni jurídico ni de sentido común; a cualquier Comunidad Autónoma le gustaría tener un empresario como Gallardo".

El portavoz de la Plataforma Ciudadana Refinería No, Leonardo Clemente, subraya los lazos de sangre del empresario y la Junta: "Aquí de lo que se trata es de que Gallardo tenga beneficios". "Que nos expliquen por qué el PSOE, que se dice adalid contra el cambio climático, es el que quiere la refinería", demanda.

El secretario general de WWF/Adena, Juan Carlos del Olmo, tampoco entiende la "obcecación" de la Junta en este proyecto. La ONG ha pedido al Ministerio de Elena Espinosa una declaración de impacto ambiental negativa y la retirada inmediata del proyecto. WWF/Adena desconfía de la actitud del Ministerio tras la salida de Cristina Narbona, que, según Del Olmo, mantuvo una oposición argumentada al proyecto: "Con Espinosa, vamos a ver qué pasa; el Gobierno se plantea medidas como no utilizar la corbata en el Congreso y sin embargo, está dispuesto a apoyar monstruos como éste". El Ministerio guarda silencio porque "es pronto para hacer valoraciones".

«El oleoducto lo vamos a tener, de todas, todas»

Entrevista. Edgar Rasquin
Director del proyecto Refinería Balboa del Grupo Alfonso Gallardo 

El ingeniero químico venezolano Edgar Rasquin cree que el trazado escogido es “la alternativa de menor impacto medioambiental”.

La Estación Biológica de Doñana está en contra del oleoducto. ¿Un accidente podría afectar al Parque?
Un oleoducto tiene una serie de dispositivos de seguridad que garantizan su funcionamiento sin accidentes. Hay válvulas de seccionamiento que confinan cualquier fuga. Además, nuestro oleoducto evita en todo momento el Parque Nacional de Doñana. Si no estamos en él, es muy difícil que podamos afectarlo.

¿Cree que la posibilidad de un accidente es cero?
No quiero hablar de probabilidades. Todas las medidas de seguridad reducen a un nivel remoto la posibilidad de accidentes en oleoductos. En España, el oleoducto Cartagena-Puertollano, que alimenta de crudo la refinería de Puertollano de Repsol, se construyó en 2000 y no ha generado ningún desastre ecológico, a pesar de que cruza espacios naturales.

La ex ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, pidió una alternativa en la costa. ¿La contemplan?
Era una solicitud hipotética, porque el planteamiento del promotor es hacerla en Extremadura. El 40% de las refinerías europeas está en el interior, aunque en España, por razones históricas, están en la costa. Sin embargo, atendiendo el requerimiento, evaluamos una alternativa en Huelva. Es cierto que la refinería en Extremadura utilizaría un 7% más de energía que una alternativa costera para transportar los productos y la materia prima. Pero desde el punto de vista socioeconómico –porque se crearía un tejido industrial– y del medio ambiente, porque la carga actual de contaminación en Extremadura es muy baja, no como en Huelva–, la mejor alternativa es la de Extremadura.

Pero en la costa se evitaría un oleoducto de 200 km.
En la costa tendríamos que hacer, en cualquier caso, un oleoducto para llevar los productos desde Huelva hasta el centro de consumo, en el centro del país. El oleoducto lo vas a tener, de todas, todas, o de productos o de crudo.
¿Tienen un plan B si el Ministerio dice no?
Confiamos en que el proyecto tendrá una declaración de impacto ambiental positiva.