Archivo de Público
Domingo, 20 de Julio de 2008

ETA retoma su "campaña de verano" con la explosión de cuatro bombas en Cantabria

EFE ·20/07/2008 - 08:47h

EFE - Un tedax revisa la arena de una duna de la playa de Ris en la localidad cántabra de Noja. muy cerca del lugar donde minutos después estalló un artefacto explosivo de cuya colocación había avisado un comunicante anónimo, en nombre de ETA, a los Bomberos de Trápaga (Vizcaya).

ETA ha retomado su "campaña de verano", que mantiene desde hace casi 30 años, con la explosión de cuatro artefactos en la costa de Cantabria, que no han causado heridos de consideración, y de cuya colocación había advertido esta mañana la banda terrorista a través de una llamada.

Dos de los artefactos, que han causado escaños daños materiales, han explotado en la playa de Laredo, uno de los principales puntos turísticos de Cantabria, y otros tantos en la localidad de Noja, uno en la playa de Ris y el otro en el campo de golf de esa localidad.

En ese último punto, donde se ha producido la cuarta explosión, una mujer ha resultado herida leve tras golpearle en la espalda una piedra que se ha desprendido tras la deflagración, que ha causado también una crisis nerviosa a su nieta, embarazada, que, junto a la anterior, han sido trasladadas a un centro médico para ser atendidas.

Cuando se produjo la explosión, abuela y nieta estaban comiendo en la terraza de su casa, situada junto a la valla del campo de Golf.

"He escuchado una explosión muy fuerte y gritos de unas personas muy apuradas", ha relatado una vecina que vive en el mismo barrio que la herida, quien ha explicado que, después de que la piedra impactara en la espalda de la mujer de más edad, la nieta ha sufrido un ataque de nervios.

La comunicación en nombre de ETA se ha producido sobre las diez y media de la mañana a través de una grabación en la que se oía la voz distorsionada de una mujer que avisaba de la explosión a partir del mediodía de cuatro artefactos en Cantabria.

Los artefactos, según el comunicante anónimo, explotarían en la playa de Laredo; en la de Ris, en Noja, y en el campo de golf de esta última localidad cántabra, y lo iban a hacer entre las 12.00 y las 15.00 horas.

Tras comprobar la "veracidad" de la llamada, las fuerzas de seguridad han procedido a desalojar inmediatamente los lugares que se apuntaban en la llamada, en los que hoy por cierto no ha lucido el sol, lo que ha hecho que las playas no estuvieran tan concurridas como es habitual.

El primero de los artefactos ha hecho explosión sobre las 12.12 horas en la playa de Laredo, junto a la barandilla que separa el arenal del Paseo Marítimo del pueblo.

La detonación, que ha causado la rotura de cristales de algunas viviendas colindantes, se ha escuchado en todo el pueblo y ha provocado una columna de humo de color marrón de unos 25 metros.

La playa, que había sido desalojada unos 45 minutos antes, no estaba muy transitada, porque esta mañana está lloviendo en Laredo.

La segunda bomba ha estallado sobre las 12.50 horas, en la zona conocida como las dunas de la playa de Ris, en Noja, y junto al puesto de los socorristas.

La bomba ha explotado en una zona situada a unos 50 metros del parking, que se encuentra a la entrada de la playa.

El arenal había sido desalojado antes de las 11.45 horas por la Guardia Civil y la Policía Nacional, cuyos expertos en desactivación de explosivos y el propio delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez, estaban muy cerca de esta segunda bomba cuando ha hecho explosión, aunque no han sufrido ningún tipo de daño.

La tercera explosión se ha registrado a las 14.07 a unos 300 metros del lugar donde explotaba el primer artefacto, es decir en el Paseo Marítimo de Laredo.

La bomba estaba colocada debajo de la caseta que utilizan los socorristas de Cruz Roja como base durante el verano, que ha quedado destrozada, según ha podido comprobar EFE.

Los edificios más cercanos, viviendas unifamiliares, están a unos 125 o 130 metros del lugar de la explosión, por lo que no han sufrido daños.

El cuarto artefacto ha estallado a las 14.50 horas en el campo de golf de Noja, a 500 metros de la playa de Ris, donde ha estallado la segunda bomba.

La bomba estaba colocada en el hoyo número 8 del campo, junto a la valla perimetral, y la explosión, aparentemente más potente que la anterior de la playa, ha lanzado despedidas numerosas piedras, una de las cuales ha golpeado en la espalda a la mujer que ha resultado herida leve, mientras que su nieta, embarazada, ha sufrido una crisis nerviosa.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ha sido informado puntualmente de lo sucedido y se mantiene en contacto con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que le tiene al corriente de todos los detalles.

El delegado cántabro, Agustín Ibáñez, se ha desplazado a los lugares de las explosiones, donde ha mostrado su enérgica repulsa por estos atentados y su solidaridad con los ciudadanos que "han tenido que aguantar unas horas de inseguridad".

Cantabria se encontraba en alerta extrema, según la vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Lola Gorostiaga, quien ha afirmado que "algo así podía ocurrir".