Lunes, 5 de Noviembre de 2007

El dramaturgo Noel Coward fue reclutado como espía antes de la II Guerra Mundial

EFE ·05/11/2007 - 12:22h

EFE - En la imagen, el estreno en Madrid, en el Teatro Fígaro, de "La fiebre del heno", del dramaturgno Noel Coward, con motivo del centenario de su nacimiento, que se celebró en noviembre de 1999. Coward fue reclutado como espía antes de la II Guerra Mundial.

El dramaturgo y actor británico Noel Coward (1899-1973) fue reclutado como espía por los servicios de inteligencia de su país en 1938, es decir antes de la Segunda Guerra Mundial, y criticó a los actores que fueron a trabajar a Hollywood en lugar de defender a su país de la Alemania nazi.

Eso es lo que se desprende de cartas aparecidas ahora, muchas de las cuales datan de la Segunda Guerra Mundial y dan detalles sobre sus actividades de espionaje, según informa hoy el diario The Times.

En 1939, escribió al primer ministro Winston Churchill que podía contar con él para lo que hiciera falta y dos años después se dirigió a su madre con estas palabras: "No creo que morir por la patria o luchando por aquello en lo que uno cree sea peor que morir en la cama a consecuencia de una enfermedad".

Churchill se negó, sin embargo, a recompensar su patriotismo y se opuso personalmente a que el rey Jorge VI le concediera la orden de caballero del Imperio británico.

El político conservador, que desaprobaba el lujoso estilo de vida del dramaturgo y posiblemente también su homosexualidad, desaconsejó ese gesto al monarca, que era, sin embargo, amigo de Coward, según The Sunday Telegraph.

Las cartas de Coward, en su mayoría inéditas, se conservaron durante un cuarto de siglo en dos maletas depositadas en un banco de Suiza, país en el que el escritor compró una casa en los años cincuenta.

Cole Lesley, que fue su compañero sentimental, las depositó allí tras la muerte del dramaturgo, y ahora serán publicadas por Barry Day, especialista en Coward.

En su capacidad de espía, Coward fue enviado a varios países europeos, entre ellos Suiza, desde donde informó regularmente a sus jefes sobre las conversaciones que escuchaba.

Inmediatamente después de que comenzara la guerra, fue enviado a París a crear una oficina de propaganda, que colaboró estrechamente con la Comisaría Francesa de Información.

Al sospecharse que algunas estrellas de Hollywood como Errol Flynn simpatizaban con los nazis o al menos sentían antipatía por Gran Bretaña, Coward fue enviado en 1940 a California para ver qué ambiente había allí en relación con el conflicto.

Entre los artistas británicos criticados por Coward por haber ido a Hollywood está Gracie Fields.

"Me entristece un poco el comportamiento de muchos de mis compatriotas actores en edad militar que han puesto los pies en polvorosa de forma tan poco elegante", comenta en una de sus cartas.

"Si yo huyese, me negase a tener algo que ver con el conflicto y viviese confortablemente en Hollywood...estaría avergonzado hasta el final de mis días", confesaba a su madre.