Archivo de Público
Domingo, 20 de Julio de 2008

Quince muertos y 60 detenidos en la ofensiva militar iniciada en el noroeste

EFE ·20/07/2008 - 13:07h

EFE - Un soldado monta guardia mientras varios miembros tribales pakistaníes rezan antes del entierro de las víctimas de un presunto ataque con misiles en la demarcación tribal de Khyber, Pakistán, el pasado 30 de junio.

Al menos 15 insurgentes islámicos han muerto y 60 han sido detenidos en el noroeste de Pakistán desde que comenzó el miércoles una operación militar en los distritos de Hangu y Doaba, informó hoy el portavoz del Ejército, Athar Abbas.

Las tropas, que ya controlan parte de estos distritos, están haciendo avances en sus posiciones, según Abbas, citado por el canal privado "Geo TV", quien añadió que cinco soldados han resultado heridos en esta operación.

En concreto, las fuerzas paquistaníes han tomado el control de las localidades de Zargari y Shanawari, situadas en Hangu, y están intentando desalojar a los extremistas de las regiones adyacentes.

El Ejército utiliza morteros, tanques e incluso helicópteros de combates en su ofensiva militar.

En Hangu, un convoy de dos vehículos militares que se dirigía al fuerte de Shanawari sufrió el pasado 12 de julio una emboscada insurgente, en la que murieron 17 miembros de las fuerzas de seguridad.

En el conflictivo noroeste de Pakistán, adyacente al cinturón tribal fronterizo con Afganistán, son constantes los ataques talibanes contra las fuerzas de seguridad.

El nuevo Ejecutivo paquistaní, formado tras los comicios de febrero, ha dado un giro a la política contra el terrorismo y ha iniciado un diálogo con aquellos militantes que prometan deponer las armas.