Archivo de Público
Domingo, 20 de Julio de 2008

Una banda mundial: tócame otra

'Rock Band' y 'Guitar Hero: World Tour' hacen del videojuego musical un fenómeno social 

JAUME ESTEVE ·20/07/2008 - 10:03h

Cuando los directivos de Konami dieron luz verde a Guitar Freaks y Drummania en 1999 (dos videojuegos de música basados en una guitarra y una batería respectivamente), crearon un monstruo.

Nueve años después, el juego musical es un género en sí mismo que se ha convertido en superventas gracias a las sagas Singstar y Guitar Hero. El próximo 30 de julio, llega en exclusiva para Xbox la enésima vuelta de tuerca al concepto: Rock Band, una propuesta que combina todos los conceptos comentados (voz, guitarra) más una batería.

Su idea es trasladar la sala de ensayo del garaje al salón de nuestras casas.
Ante tal órdago, Activision, responsable de Guitar Hero, se ha puesto las pilas. Ha anunciado la cuarta entrega de la saga: World Tour, para noviembre y con un elenco de instrumentos calcado al de su competidor. La batalla promete ser dura y en el E3 (la mayor feria de videojuegos del mundo) se han podido ver los primeros puñetazos sobre la mesa.

Barra libre

Electronic Arts (EA), la compañía detrás de Rock Band, anunció en exclusiva que el primer single del esperado Chinese Democracy de Guns ‘n' Roses se podrá obtener como contenido descargable. ¿Respuesta desde la competencia? El nuevo trabajo de Metallica, Death Magnetic, se podrá descargar en su totalidad el día del lanzamiento para poder jugarlo (y escucharlo) en casa. El otro caballo de batalla se centra en el contenido descargable. Ahí Rock Band gana la partida momentáneamente.

Los de EA ya tienen en el bazar on line 172 temas adicionales, entre los que se incluyen cuatro discos completos de Judas Priest, Pixies, The Cars y algo de The Who, sin contar con el Nevermind de Nirvana.

La saga de Activision ofrece en estos momentos 50 canciones para añadir a la selección original con el añadido, en septiembre, del nuevo trabajo de Metallica. Uno de los principales alicientes de ambos simuladores se juega en la red. Si el usuario no es capaz de juntar a tres amigos más con vocación artística (una tarea que se antoja complicada), las plataformas on line permiten a los usuarios formar su propio grupo de rock sin importar dónde se encuentren.

En otras palabras, un usuario de Madrid, uno de Berlín y uno de Nueva York pueden tener su propio grupo y quedar a una hora determinada para tocar.

Ahora todos juntos

El concepto de banda virtual es el que más destacan sus jugadores y las formaciones musicales ya han proliferado. Javier López, un chico de Logroño, y de Juan Villalba, de Granada, ya tienen la suya. El primero se ha juntado con "otro jugador de Valencia". El segundo sólo puede asegurar que sus compañeros "son de España".

Coinciden en reunirse con usuarios de la península para que los horarios no sean un lastre.

Sabedor de que entre la comunidad de jugadores se esconde una gran cantidad de músicos, Activision ha dotado al nuevo Guitar Hero de un editor musical. A través de un estudio virtual, los músicos no sólo podrán componer sus propios temas, también podrán compartirlos on line con otros usuarios.

Se abren dos vías para la comunidad. La primera, la creativa, la resalta Xavier Nacher, de Barcelona: "Estoy maquinando componer alguna que otra canción. Toco la batería profesionalmente y es un punto a favor".

La segunda, destaca Javier López, permitiría personalizar el juego: "Gastaría una parte de mi tiempo en adaptar mis temas favoritos de Fito & Fitipaldis, Marea, Extremoduro y más grupos en español". El editor también se rumorea para la secuela de Rock Band (a la venta en Estados Unidos en septiembre), pero hasta el momento no se ha confirmado.

Ojo porque a partir de noviembre la guerra entre simuladores será encarnizada. Ambos juegos ofrecen casi lo mismo, con ciertos matices, pero han conseguido fidelizar a una comunidad capaz de pagar por contenidos descargables y dispuesta a desembolsar más de 100 euros por hacerse con una copia del juego más roquero. MySpace ha sido la última gran revolución musical. EA y Activision quieren protagonizar la siguiente.