Archivo de Público
Domingo, 20 de Julio de 2008

"Hola Barcelona, ¿cómo estáis?"

Springsteen ofrece el primero de sus dos conciertos en Barcelona

EFE ·20/07/2008 - 00:00h

El 'Boss', en un momento de su actuación en Barcelona. EFE

Con tejanos, camisa negra y una sonrisa de oreja a oreja, Bruce Springsteen ya tenía al público en el bolsillo antes de abrir la primera noche de locura en el Camp Nou, con veinte minutos de retraso, y con el tema No surrender, ante un lleno de más de 70.000 personas. 

En su perfecto catalán, ha empezado con el tradicional "Hola Barcelona, ¿cómo estáis?", a lo que sus entregados sólo responden, y en varias ocasiones, un alto y claro "bien".

Luego, el de Nueva Jersey pronuncia las palabras mágicas: "one, two, three, four" y arranca un concierto.

En este final de gira de Magic, su segunda canción barcelonesa ha sido el Radio nowhere, seguida de la muy celebrada Out in the street, un clásico de su álbum The River.

Con Promised Land y la famosísima Hungry heart ha hecho que el público cantara casi más que él.

Ha sido una tónica en toda la gira y no ha fallado tampoco en Barcelona el bajar a tocar entre el público y recoger las propuestas que en pancartas le piden sus fans para nuevas canciones.

El Boss, capaz con un simple 'shhhh' de hacer callar a todo un estadio en el que no cabe ni una mosca más, ha alcanzado uno de los momentos más tiernos de la noche con Tunnel of love y la siempre esperada The River, que al sonido de la armónica ha arrancado más que lágrimas de un Camp Nou encandilado como siempre con su ídolo.

20 minutos de retraso 

Si en Madrid, el concierto se inició con más de cuarenta minutos de retraso, hoy en la capital catalana el espectáculo ha empezado a las diez y veinte de la noche, cuando estaba programado para las veintidós horas.

El campo del Barça está hasta los topes y se espera que mañana vuelva a llenarse con otras 70.000 personas ávidas de "Boss", quien antes, en España, ya ha actuado en los estadios de Anoeta (San Sebastián, martes) y Bernabeu (Madrid, jueves), pero la gran cita, donde seguramente el rockero ha encontrado uno de los públicos más entregados a lo largo de toda su carrera es en Barcelona.