Archivo de Público
Sábado, 19 de Julio de 2008

El Tottenham denuncia al "hipócrita" Sir Álex Ferguson

El entrenador del Manchester, que criticó la actuación del Real Madrid en relación con Ronaldo, negocia con Berbatov sin contar con su equipo

EP ·19/07/2008 - 16:16h

AFP - Ferguson en una foto de archivo.

El Tottenham Hotspur ha informado este sábado mediante un comunicado en su página web que ha denunciado ante la Premier League tanto al Manchester United por sus contactos con el búlgaro Berbatov como al Liverpool de Rafa Benítez por sus negociaciones con el irlandés Robbie Keane.

El pasado viernes, el manager del Manchester United, Alex Ferguson, declaró que había "buenas expectativas" de que el delantero búlgaro Berbatov jugase en el club de Old Trafford la próxima temporada, mientras que el Liverpool también mostró su interés por un posible fichaje de Keane durante la pasada semana.

"Arrogante" e "hipócrita" 

Así, el presidente del Tottenham, Daniel Levy, acusó a Ferguson de "arrogante" y de violar las normas de la Premier League, que obligan a que antes de entablar negociaciones con algún jugador, el club interesado debe pedir permiso al equipo en el que milita.

"Es un ejemplo de pura arrogancia. Es probablemente uno de los peores delitos de cualquier directivo en la Premier League hasta la fecha y es increíblemente hipócrita después de sus recientes comentarios en relación con Cristiano Ronaldo y el Real Madrid", añadió.

Levy señaló en el comunicado que denunciaron la situación ante la Premier League después de que ambos clubes contactaran, sin su permiso, con los agentes y sus jugadores. "Hemos hecho una queja oficial sobre la conducta del Manchester United. Benítez hizo comentarios similares en relación con Robbie y a principios de esta semana hicimos una queja oficial sobre la conducta de Liverpool", aseguró.

"El comportamiento de ambos clubes ha sido vergonzoso. Les dijimos que no teníamos ningún interés en vender ni a Robbie ni a Dimitar, así que deben abstenerse de perseguir el jugador", continuó.

Sin embargo, el club inglés parece resignado a perder a sus dos delanteros, que anotaron 46 goles conjuntamente la temporada pasada y que, según su presidente, están ya pensando en sus futuros destinos. "No tengo ningún deseo de vender y hasta la fecha no hemos aceptado ninguna oferta pero cuando un jugador tiene la cabeza en otro sitio y su compromiso está ausente puede que se convierta en una influencia negativa en el vestuario", sentenció Levy.