Archivo de Público
Viernes, 18 de Julio de 2008

'Los Serrano' echan el cierre con su mejor dato del año

Se despiden con un final surrealista que logró un 25,6% de cuota de pantalla

M. SUÁREZ ·18/07/2008 - 20:11h

PÚBLICO - Diego se despertó al lado de Lucía para su sorpresa.

Para conseguir un final feliz después de la tragedia y para volver a ver los rostros de los protagonistas de los primeros episodios de Los Serrano hubo que rodar un capítulo casi surrealista en el que no faltó de nada: un suicidio, un parto de emergencia, el atropello de un churrero, previsibles reconciliaciones amorosas e incluso un cameo estelar de Tito Valverde, El Comisario.

Después de cinco años en la pequeña pantalla, los taberneros de Santa Justa echaron ayer el cierre acompañados por 3.580.000 espectadores y fueron los líderes de la noche de su despedida con un 25,6% de la cuota de pantalla. Un buen resultado que se convierte en el récord de esta emisión en 2008, pero que no marca ningún hito en la historia de las audiencias ni tampoco en la trayectoria de la propia serie.

Un adiós de oro

El minuto de oro se lo llevó el adiós de Antonio Resines como Diego Serrano: 4.433.000 espectadores le despidieron a las 23.32, un 30,1% del share.

El primer capítulo de Los Serrano se emitió en 2003 y logró una media de cinco millones de seguidores. Esta temporada, los taberneros siguieron siendo líderes en prime time, pero con una audiencia lejana a la de sus orígenes: en 13 ocasiones superaron los siete millones de espectadores y sobrepasaron en diez jornadas el 40% de cuota de pantalla.

Un día difícil

Tras cinco años de emisión, más de 1.200 días de grabación y casi 14.000 páginas de guión, Los Serrano se fueron con un final mayormente surrealista. Diego llegó al límite el día en el que su hijo Curro atropelló a un hombre y su otro hijo Guille, con apenas 18 años, decidió irse a vivir fuera de casa con Teté, siguiendo los pasos de sus hermanos mayores. Diego no pudo más y decidió tirarse por un puente al sentirse fracasado como padre. Pero el final no podía quedar así.

Tras el salto, Diego se despierta y es su mujer -que murió tiempo atrás atropellada por un coche- quien le despierta. Él, como es normal, no entiende nada. Está en la cama con ella, resulta que todo ha sido un sueño y que estos cinco años no han pasado. En realidad ha sido sólo una noche. La historia de Los Serrano vuelve al principio, al día después de su boda con Lucía -Belén Rueda- y a la felicidad de esos primeros días.