Archivo de Público
Viernes, 18 de Julio de 2008

Londres copia a Barcelona las bicis públicas y Madrid da la primera pedalada

EFE ·18/07/2008 - 16:38h

EFE - El futuro de la movilidad urbana pasa por el transporte público principalmente, pero también por potenciar el uso de la bicicleta, lo que algunos ya llaman "el primer medio de transporte público individual".

El futuro de la movilidad urbana pasa por el transporte público principalmente, pero también por potenciar el uso de la bicicleta, lo que algunos ya llaman "el primer medio de transporte público individual".

Así se han expresado varios de los ponentes del curso "La movilidad urbana en superficie", que se ha desarrollado esta semana en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Rey Juan Carlos, en Aranjuez, donde se han presentado los planes ciclistas de varias ciudades europeas.

Entre ellas, Londres, cuyo responsable de transporte por superficie, Germán Dector-Vega, ha indicado que su departamento se ha inspirado en el sistema de bicicletas públicas de Barcelona para crear su propio programa, que está en proceso de ratificación.

"Empezamos a estudiar las bicicletas públicas a raíz del contacto con Barcelona", ha asegurado Dector-Vega, aunque ha añadido que el apoyo político y presupuestario sólo llegó tras el éxito de esta iniciativa en París.

El ayuntamiento londinense proyecta incrementar el uso de la bicicleta en el espacio urbano desde el uno por ciento actual hasta el cinco por ciento para 2016, y espera que el programa de bicicletas públicas haga posibles más de 500.000 viajes diarios en este medio de transporte sostenible.

También ha hablado del uso de la bicicleta en la ciudad el subdirector general de Circulación y Planificación de Infraestructuras de Movilidad del ayuntamiento de Madrid, Rafael Morán, quien ha explicado los objetivos del Plan Director Ciclista de la capital.

Un plan que pretende que se utilice la bicicleta como "un medio de transporte alternativo" más que como una forma de ocio, y hacer que los kilómetros de carril-bici en Madrid se cuadrupliquen en los próximos años, pues se pretende pasar de los 150 que existen en la actualidad a unos 575.

No obstante, Morán ha reconocido que se trata del primer paso o, más exactamente, de la "primera pedalada" de la capital para potenciar la bicicleta, sobre todo si se la compara con ciudades del norte de Europa.

En Madrid "no hay estudios" sobre la cantidad de bicicletas que circulan, como sí existen del resto de vehículos, y faltan también infraestructuras, aunque con este plan se pretende "insertar unas infraestructuras básicas en las calles del centro" de la ciudad y, sobre todo, "crear una conciencia ciudadana" en cuanto a los ciclistas.

El objetivo principal es "darle visibilidad" a este medio de transporte, porque hasta ahora ha sido "un poco invisible" en las calles de Madrid.

Para ello se están proyectando y construyendo ya algunos carriles-bici, y otros están ya activos, como el que existe en la calle de O'Donnell.