Archivo de Público
Viernes, 18 de Julio de 2008

El fichaje de Ronaldinho aumenta el número de abonados del Milán

El jugador brasileño afirmó volver a "sentirse feliz" en su presentación como nuevo jugador del conjunto rossonero

AGENCIAS ·18/07/2008 - 12:14h

 

El anuncio del traspaso del ex jugador del FC Barcelona ha provocado un fuerte aumento en las solicitudes de abonos del conjunto lombardo. El AC Milán aseguró haber vendido 5.230 sólo en la jornada del miércoles, apenas unas horas después de conocerse la llegada del astro brasileño.

A su vez, miles de hinchas del equipo italiano celebraron celebraron a lo grande, fuegos artificiales incluidos, la llegada del futbolista brasileño.

El mediapunta brasileño afirmó en su presentación oficial con el Milán que en el club "rossonero" puede volver a ser "feliz" y a "alcanzar nuevos objetivos personales y de equipo".

Ronaldinho llegó al estadio de San Siro vestido con un polo deportivo, con un pañuelo negro que sostenía sus trenzas y luciendo su sonrisa habitual. Cuando compareció para la firma, ya llevaba puesta la camiseta del Milan, aún sin número.

Otra vez feliz

Acompañado del vicepresidente y consejero delegado del Milán, Adriano Galliani, Ronaldinho compareció por primera vez y emocionado ante los medios italianos desde su traspaso del FC Barcelona al Milán, anunciado el pasado miércoles.

El jugador aseguró que está viviendo desde su llegada ayer a Milán "un momento realmente especial".

"Todos quieren formar parte de este equipo por la importancia histórica del Milán: vestir esta camiseta es ya una victoria para mí", subrayó.

El jugador definió su paso por el Barcelona como "muy positivo, y con grandes victorias", pero señaló que "a partir de un cierto momento se acabaron los títulos, llegaron las desilusiones y los disgustos". "Había llegado el momento de separarnos", concluyó.

El jugador agradeció el apoyo de los seguidores y señaló que se siente ya "en su casa" y dará "todo lo que tiene para devolverles con alegría su apoyo".

Entre brasileños

La nueva estrella del calcio quiso agradecer el recibimiento que le han hecho los tifosi de la escuadra de Milanello y consideró que "será un estímulo" para "hacer bien las cosas".

En esta tarea le ayudará su compatriota y amigo Kaká, a quien colocó "entre los mejores jugadores del mundo". "Será muy divertido jugar con él porque es un gran jugador y un buen amigo con el que me entiendo muy bien en la selección", puntualizó.

En otro orden de cosas, Ronaldinho, que dijo no haber decidido el dorsal que llevará en el Milan -el 10 que portaba en el Barcelona lo ocupa Clarence Seedorf-, explicó que el hecho de ir a los Juegos Olímpicos era "un acuerdo previo" que tenía con su nuevo club y aseguró que no le afectará en su adaptación porque conoce "a algunos jugadores" de su nuevo vestuario.

De esta forma, podrá cumplir uno de sus sueños y ayudar a Brasil en su conquista del oro olímpico. "Brasil, en fútbol, nunca ha ganado los Juegos Olímpicos y por eso será muy importante para mí poder estar allí y ayudar a mi país", valoró.