Archivo de Público
Jueves, 17 de Julio de 2008

ACS quiere vender Fenosa

Llegaría al 20% de Iberdrola y rebajaría deuda // El anuncio dispara la bolsa

A. M. VÉLEZ / S. R. ARENES ·17/07/2008 - 00:01h

Hace dos meses, Unión Fenosa era la “cabecera” del proyecto energético de ACS. En 2007, el presidente de la constructora, Florentino Pérez, la consideraba “estratégica”. Ahora, tras el galopante deterioro de las condiciones del mercado, ya no. ACS dijo ayer que “contempla” vender su participación (45,3%) en la tercera eléctrica  española.

El objetivo sería “consolidar” su participación en Iberdrola (12,7%, derivados incluidos). En principio, el mejor situado para comprar ese paquete y dar inicio a la esperada reordenación del sector energético español es Electricité de France (EdF). La francesa habló con ACS sobre una posible entrada en Iberdrola, cuyo presidente, Ignacio Sánchez Galán, ha acusado a Florentino Pérez, sin nombrarle, de “especular” con el valor.

También se han interesado por Fenosa las alemanas E.ON o RWE y Gas Natural, según fuentes de la negociación. La gasista (cuyo accionista Suez negó ayer que vaya a aumentar su peso) negoció una fusión con Iberdrola a la que esta última se opuso y hacerse con Fenosa es una opción.

El mercado reaccionó con euforia. Fenosa corrigió su errática trayectoria bursátil de las últimas semanas y se disparó un 16,22%, su mayor subida en casi dos décadas. ACS, que acumulaba minusvalías en Fenosa por primera vez desde que entró en septiembre de 2005 (ya se han convertido en plusvalías), subió un 9,6%, hasta 13,60 euros. Iberdrola avanzó 4,71% (8,45 euros).

A los precios de ayer, la constructora podría vender el paquete de Fenosa (sin incluir la prima de control) por 5.600 millones de euros. Quien lo comprara, tendría que lanzar una opa por el 100%, al superar el 30%.
Mientras, ACS, con el dinero recibido podría llegar al entorno del 20% en Iberdrola, lo que le aportaría más beneficio que estar en Fenosa. Con la venta, además, rebajaría su deuda.

Si la constructora decidiera salir de la tercera eléctrica española, el morbo estaría garantizado: nada le impediría pedir la entrada en el consejo de Iberdrola (ahora la tiene vetada, porque controla Fenosa).

En el mercado, algunos dudan de la salida de Fenosa. Por ejemplo, JP Morgan, que relaciona el sorprendente movimiento de ACS con su abultada deuda, de 18.175 millones. Según la auditoría del año pasado, a ACS le vencen préstamos para 2008 por importe de 2.763 millones.
Fuentes de la constructora niegan presiones de la banca como motivo para plantearse ahora vender Fenosa y también necesidades de refinanciación. 

Detrás del nuevo rumbo en Fenosa estaría el cambio en la situación del mercado financiero, cada vez con más restricciones por parte de los bancos a la hora de financiar grandes compras y la imposibilidad de una fusión entre Iberdrola y Gas Natural.