Archivo de Público
Jueves, 17 de Julio de 2008

Kuntar recibe una cálida acogida oficial y popular en su aldea natal

EFE ·17/07/2008 - 18:10h

EFE - Los cinco libaneses liberados ayer por Israel, entre ellos Samir Kuntar (centro), durante su visita a la tumba del líder de Hizbulá Imad Maghnieh en Beirut.

Beirut, 17 jul (Efe).- Samir Kuntar, que fue el más antiguo prisionero libanés en las cárceles israelíes, y liberado ayer en un canje entre Israel y Hizbulá, recibió hoy una cálida acogida oficial y popular en su aldea de Aabey.

Desde la mañana, decenas de personas lo esperaban en el camino que conduce a su pueblo con pancartas que decían: "Samir Kuntar es el hijo de todos los libaneses", y "Kuntar hizo saborear la humillación al enemigo israelí".

En el recibimiento participaron los lideres políticos de la comunidad religiosa drusa (a la que pertenece Kuntar), Walid Yumblat y Talal Arslan, así como el ministro del trabajo, Mohamed Fneich, perteneciente al grupo chii libanés Hizbulá.

"No hay contradicción entre la libertad, la independencia, la soberanía y la resistencia", afirmó Yumblat en un discurso de bienvenida, en el que subrayó que las armas de Hizbulá "sólo la unidad nacional puede protegerlas".

Por su parte, el ministro Fneich dijo que "extendemos nuestras manos a todos para cerrar un capítulo. Instamos al diálogo y a no temer las conversaciones (entre los libaneses) porque queremos unirnos en bien del interés nacional".

Kuntar militaba en las filas del Frente para la Liberación de Palestina cuando fue hecho prisionero por Israel a los 16 años, tras llevar a cabo una operación armada en el norte de ese país, en la que resultaron muertos un policía, un civil y una hija de éste ultimo de cuatro años.

En esa acción armada, por la que el ex preso libanés fue condenado por un tribunal israelí a cinco cadenas perpetuas y 47 años de cárcel adicionales, también falleció una mujer y su bebe que ella asfixió de manera involuntaria para que no gritase.

Durante su discurso Kuntar advirtió de que "ahora estoy más decidido que antes a encontrarme otra vez con el enemigo israelí. Kuntar aludió también al territorio conocido como las granjas de Chebaa, situadas entre las fronteras de Israel, Siria y el Líbano, y ocupadas por el ejercito israelí desde 1967.

Es el único territorio que Israel no abandonó cuando se retiró del Líbano en mayo del 2000, después de 22 años de ocupación.