Lunes, 5 de Noviembre de 2007

Más de 30 muertos en un incendio tras un motín en una cárcel argentina

El suceso ha ocurrido en un penal de la capital de la provincia de Santiago del Estero, a unos 1.150 kilómetros al noroeste de Buenos Aires

EFE ·05/11/2007 - 06:31h

EFE - Un bomberos apaga un incendio, el pasado 8 de febrero, en Buenos Aires. Al menos treinta muertos y alrededor de 25 heridos provocó esta noche un incendio intencionado, tras un motín, en un penal de la capital de la provincia de Santiago del Estero.

Al menos 32 muertos y alrededor de 25 heridos provocó esta noche un incendio intencionado, tras un motín, en un penal de la capital de la provincia de Santiago del Estero, a unos 1.150 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

Fuentes penitenciarias indicaron que el incendio se produjo de manera intencionada en uno de los pabellones de la Cárcel de Hombres de Santiago del Estero, tras un frustrado intento de fuga de algunos internos.

Pasada la medianoche del domingo un motín de reclusos dificultaba la tarea de personal sanitario que intentaba evacuar otro pabellón, aparentemente afectado por el fuego.

Los informantes dijeron que las autoridades del penal han dispuesto el corte del suministro eléctrico y de agua en todo el penal, en el que están alojados unos 460 reclusos.

La falta de información oficial sobre la situación en el penal produjo incidentes en las inmediaciones del edificio, donde están concentrados familiares de los presos, que recibieron asistencia de la secretaría de Derechos Humanos del Obispado de Santiago del Estero.

El cura Sergio Lamberti, director de esa secretaría, intentó desde el exterior del penal, a través de un megáfono, vincular a los representantes de los reclusos con sus familiares.

El sacerdote se situó sobre uno de los muros de la cárcel y, con su megáfono, reprodujo los nombres de los presos que les dieron los familiares. Los reclusos que aún estaban en los pabellones afectados por el incendio respondían si sus compañeros estaban muertos, heridos o habían sido trasladados.

Al menos 12 celadores y 12 reclusos fueron ingresados en hospitales zonales, dijo el director del penal, Rodolfo Camaño, en momento en que varias ambulancias trasladaban a las depósitos de los centros asistenciales a decenas de cadáveres.

"Se trató de un motín con un intento de fuga que se originó en el pabellón 2, donde había 42 internos procesados", afirmó Camaño, quien aseguró que ninguno de ellos logró fugarse.

Añadió los acontecimientos se desataron cuando una decena de reclusos comenzó a quemar colchones.

Fuentes consultadas por EFE indicaron que en los alrededores del penal han chocado familiares de los reclusos con la policía, que respondió con disparos de balas de goma.