Archivo de Público
Jueves, 17 de Julio de 2008

El FMI rebaja al 1,2% la previsión de crecimiento de España en 2009

Mantiene la tasa del 1,8% para este año

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·17/07/2008 - 14:44h

El FMI ha vuelto a echar cuentas. Y no precisamente positivas para España.

Nada cambia respecto a los datos de este año -sigue barajando un crecimiento del 1,8%-, pero sí varía, y para mal, si se analiza 2009. Para el año que viene, el organismo prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) crezca un 1,2%, lo que supone un recorte de medio punto respecto a las cifras que se habían barajado en abril.

"La economía española está en una situación difícil"

"La economía española está en una situación difícil", ha avanzado Charles Collyns, subdirector del departamento de análisis de la entidad, quien ha subrayado que el deterioro de la economía en el primer trimestre de este año ha sido mayor que lo anticipado.

Al tiempo que España ve cómo se le recortan las previsiones, la situación mejorará en la mayoría de las economías europeas importantes y en Estados Unidos. El crecimiento mundial para este año alcanzará el 4,1%, cuatro décimas más de lo previsto en abril. Para 2009 también se registrará un incremento, aunque mínimo: del 0,1%. Se quedará, por tanto, en el 3,9%.

EEUU se toma un respiro 

El más beneficiado de los cambios es Estados Unidos, cuya economía aumentará este año un 1,3 por ciento, ocho décimas más que la cifra que el FMI adelantó hace tres meses, debido a que el crecimiento del 0,9 por ciento, en términos anuales, registrado en el primer trimestre del año fue mucho mejor de lo esperado.

El PIB de la zona euro, por su parte, aumentará este año un 1,7%

El FMI ahora cree que Estados Unidos también crecerá dos décimas más que lo previsto en 2009, hasta el 0,8%.

El PIB de la zona euro, por su parte, aumentará este año un 1,7%, tres décimas más que lo que había pronosticado en abril la entidad, que dejó sin cambios su previsión para 2009, la cual situó en el 1,2 por ciento.

El organismo reconoció que la desaceleración en el primer trimestre de este año fue menos pronunciada que lo que había previsto también en Europa, lo que le hizo revisar sus números.