Archivo de Público
Miércoles, 16 de Julio de 2008

Martinsa-Fadesa arrastra a seis de sus filiales a la suspensión de pagos

Los trabajadores rechazan el ERE propuesto por la compañía, que afectaría a 234 empleados, una cuarta parte de la plantilla

AGENCIAS ·16/07/2008 - 20:01h

EFE - Promoción de la inmobiliaria en el Paseo de la Castellana.

Martinsa-Fadesa ha arrastrado al concurso voluntario de acreedores a seis de sus filiales, una situación que el Gobierno considera que no tiene por qué contagiarse al resto del sector, mientras acreedores, clientes y trabajadores de la inmobiliaria se preparan para defenderse en el proceso concursal.

Después de que la sociedad matriz solicitara este martes la suspensión de pagos , seis de sus filiales (Jafemafe, Inmobiliaria Mar Plus, Fecler, Inomar, Town Planning Consultores y Construcciones Pórtico) han hecho este miércoles lo mismo para evitar el embargo por parte de los bancos acreedores.

Estas seis filiales fueron puestas como garantía del préstamo de 4.000 millones de euros que en su origen sirvió para pagar la compra de Fadesa por parte de Martinsa, que posteriormente fue refinanciado y cuya devolución anticipada podría haber sido solicitada por los bancos de no haberse solicitado el concurso voluntario de acreedores.

Esta situación es contemplada con distancia por el Gobierno, que se muestra contrario a una intervención , ya que -según dijo el vicepresidente económico, Pedro Solbes- resulta "muy difícil de justificar" el uso del dinero de los impuestos para ayudar a empresas con "mala suerte". No obstante, Solbes reconoció que desde el Ejecutivo se ha intentado "echar una mano" a la inmobiliaria a través de un préstamo del Instituto de Crédito Oficial (ICO), algo que no fue posible porque Martinsa-Fadesa no tenía ninguna inversión que justificara la ayuda de este organismo.

Negociaciones del ERE

Martinsa-Fadesa y los representantes de los trabajadores siguen sin ponerse de acuerdo respecto al anunciado Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Las negociaciones continuarán el lunes, ya que de momento, no existe acuerdo. La inmobiliaria ha presentado un plan que afecta a un cuarto de su plantilla, 234 trabajadores, y de momento sólo contempla una indemnización de 25 días por año trabajado.

Para el presidente del comité de empresa, Fermín García, esta oferta es algo que "no podíamos ni presentar a los empleados", frente a los 45 días reclamados por sindicatos y comité, que además plantean una serie de cláusulas específicas según los departamentos y responsabilidades.

Mientras, CC.OO. exige a la empresa la presentación de un "verdadero" plan de viabilidad que garantice la continuidad y el mantenimiento de la plantilla y pide "mejores condiciones económicas" para los empleados afectados, cuyo reparto se desconoce. Por su parte, UGT garantizó que "la crisis no la van a pagar los trabajadores de la empresa" y rechazó por "claramente insuficiente" la compensación contemplada.

Preguntado al respecto, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aclaró que su Gabinete no tiene ninguna predisposición al ERE, "Ni a favor ni en contra", aunque aseguró que lo estudiará "en profundidad".