Archivo de Público
Miércoles, 16 de Julio de 2008

Iñaki de Juana se declara en huelga de hambre indefinida

EFE ·16/07/2008 - 12:11h

EFE - El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, que intervino en un seminario sobre las reformas necesarias en la Justicia, dentro de los cursos de verano que la Universidad Complutense de Madrid organiza en San Lorenzo de El Escorial.

El preso de ETA Iñaki de Juana Chaos, recluido en la cárcel de Aranjuez (Madrid), ha iniciado hoy una huelga de hambre indefinida, según ha desvelado el colectivo de apoyo a los reclusos de la banda terrorista Askatasuna.

En un comunicado redactado íntegramente en euskera, esta organización explica que las razones de la huelga de hambre son "la inadmisible campaña mediática" iniciada en su contra y contra su familia, así como la "política de excepción" que se "impone" a los presos de ETA, que supone "castigos para toda la vida" y que estos internos "se pudran" en las cárceles.

Iñaki de Juana Chaos ha cobrado actualidad informativa en la última semana por su próxima excarcelación, prevista para el próximo 2 de agosto, así como por la posibilidad de que cuando quede en libertad se establezca en una zona de un barrio de San Sebastián en cuyas cercanías residen varias víctimas de la banda terrorista.

Además, hoy mismo la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado el embargo preventivo "fulminante" de su vivienda para que pueda satisfacer la deuda que tiene contraída con sus víctimas.

En su nota, Askatasuna recuerda que De Juana no fue excarcelado "tras cumplir 17 años de pena" y que "se le abrieron nuevas causas sin base jurídica", tomando como pretexto dos artículos de opinión.

"Tras cumplir tres años más de condena -continúa el escrito- el Gobierno del PSOE está haciendo -ahora- todos los intentos para continuar castigando a Iñaki y a su familia, con todos los instrumentos que tiene en su mano", entre los que cita al sistema judicial y a los medios de comunicación.

Iñaki de Juana ya inició una huelga de hambre el 7 de noviembre de 2006 tras ser condenado, ese mismo día, a doce años y medio de cárcel por un delito de amenazas terroristas contra cinco responsables de prisiones, pena que posteriormente fue rebajada a tres años por el Tribunal Supremo.

Este ayuno voluntario, que tuvo lugar durante la última tregua de ETA, condicionó la política vasca a lo largo de este período hasta que decidió abandonarla el 1 de marzo de 2007 cuando se le concedió el segundo grado y fue trasladado al Hospital Donostia de San Sebastián

Abandonó este centro médico el 6 de junio del año pasado e ingresó en el centro penitenciario de Aranjuez (Madrid), un día después de que ETA comunicara públicamente su intención de romper el "alto el fuego permanente".