Archivo de Público
Miércoles, 16 de Julio de 2008

El tenor peruano Juan Diego Flórez puso en pie al público en un recital lírico con cinco propinas

EFE ·16/07/2008 - 12:18h

EFE - El tenor peruano Juan Diego Flórez.

El tenor peruano Juan Diego Flórez puso anoche en pie al público del Teatro de Rojas de Toledo en un recital lírico que inauguró el ciclo de conciertos del Festival Toledo El Greco en el que concedió cinco propinas.

El tenor lírico ligero nacido en Lima hace 35 años empezó el programa con varias arias de óperas de Wolfgang Amadeus Mozart: "Si spande il sole in facia", de Il re pastore, "Un aura amorosa", de Così fan tutte y "Il mio tesoro", de don Giovanni, en las que demostró su dominio de la línea de canto, de la respiración y de un perfecto canto legado.

Acompañado por el pianista estadounidense de origen italiano Vincenzo Scalera, Flórez continuó con su especialidad: Gioachino Rossini y, en este caso, la díficil aria de Uberto de la Donna del Lago "Tu sorda a miei lamenti", donde consiguió los primeros "bravos" por parte del público, entre el que se encontraba el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page.

La primera parte del programa, en una noche tormentosa en la que el tenor pidió que se apagara el aire acondicionado para no dañarse la garganta, terminó de forma britllante con el aria de Guillaume Tell, también de Rossini "Asile héréditaire", página en la que han destacado los más famosos tenores de la historia.

La segunda parte de este recital lírico empezó con "La maitresse du roi", de la Favorita, de Gaetano Donizetti, donde las dotes de expresividad y los matices de volumen fueron acogidos con bravos por parte del público que llenaba el Teatro de Rojas.

El limeño cambió de tercio de forma radical para interpretar dos páginas del "Rigoletto" de Giuseppe Verdi: "Questa o quella" o "Parmi veder le lagrime", en las que repitió el papel que le acaba de suponer un triunfo en su interpretación de la ópera completa en Lima en abril y en la ciudad alemana de Dresde en junio pasados.

Flórez volverá a interpretar al Duque de Mantua de Rigoletto en el Teatro Ral de Madrid el año próximo.

El tenor lírico peruano volvió a Donizetti con dos de sus arias más conocidas: "Una furtiva lagrima", del Elisir d'amore, y "Amici miei", de la "Figliadel regimento", saludada por el público puesto en pie ante la facilidad con que Flórez dio los nueve dos agudos que contiene esta difícil página.

El aria de La furtiva lagrima contó con unas variaciones escritas por el propio Donizetti que no se suelen cantar, pero que Flórez acaba de grabar en su disco "Bel canto spectacular".

Ante las aclamaciones del público, llegado de todas partes de España, Flórez se dirigió a la asistencia para solicitar peticiones para las proinas y, de las muchas propuestas por los aficionados, eligió "L'alba separa dalla luce l'ombra", una de las canciones de Amarante de Paolo Maria Tosti.

El tenor peruano salió a saludar en siete ocasiones por el público, que no paraba de vitorearlo e incluso de dedicarle piropos.

Flórez, visiblemente emocionado por la respuesta de la asistencia, concedió otras cuatro propinas: "Por el humo se sabe donde está el fuego", de la Zarzuela Doña Francisquita de Amadeo Vives, en la que se esforzó en pronunciar las ces castellanas.