Archivo de Público
Miércoles, 16 de Julio de 2008

El sector apunta a más suspensiones de pagos

Los promotores piden de nuevo ayuda al Gobierno

S. R. ARENES / A. M. VÉLEZ ·16/07/2008 - 00:09h

Los dueños y los directivos de las inmobiliarias están temerosos por el efecto dominó que traerá la caída de Martinsa Fadesa. Diversas fuentes del sector del ladrillo pronostican que habrá más suspensiones de pagos. En este escenario, la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) pidió ayer al Gobierno y a las entidades financieras ayuda para buscar una solución y evitar situaciones como la de Martinsa Fadesa.

El problema afecta a las tres partes, según la APCE. Al Gobierno le interesa que no se dispare el desempleo del sector y a los bancos no convertirse en inmobiliarias y "quedarse con viviendas a medio construir", señaló Guillermo Chicote, presidente de la APCE, informa Europa Press."Las cifras posibles de desempleo pueden ser brutales", añadió.

El G-14, lobby que agrupa a algunas de las principales inmobiliarias españolas, culpó ayer de la situación de Martinsa Fadesa a la crisis de liquidez financiera y a la falta de medidas para "atenuar el problema de la financiación". En un comunicado, volvió a pedir "una vez más" al Gobierno que actúe contra el problema de la financiación por el "efecto encadenado" que este problema tiene en "la economía española y la sostenibilidad de la actividad y el empleo".

Temores

Fuentes del sector apuntan que todas las inmobiliarias están sufriendo los efectos de la crisis de liquidez y vuelven ahora los ojos hacia Reyal Urbis. La empresa controlada y presidida por Rafael Santamaría acumula 6.045 millones de euros de deuda, al cierre del primer trimestre, un 16% más que Martinsa Fadesa, ambas con una facturación del entorno de 1.500 millones anuales.

Los analistas de bolsa ya han expresado su preocupación por el volumen de deuda que tiene Reyal Urbis. Y su origen es similar al de Martinsa Fadesa, ya que gran parte del endeudamiento de Reyal procede de la compra de Urbis por 3.317 millones a Banesto y a la constructora ACS en 2006. Fuentes del sector constructor han asegurado que Reyal Urbis es una de las promotoras más perjudicadas por la crisis de liquidez.

Mientras, entre las inmobilirias y también las constructoras crece el temor de que la suspensión de pagos de Martinsa Fadesa genere una mayor restricción de los créditos por parte de la banca. Los préstamos a promotores se han reducido al mínimo desde que en agosto estallara la crisis de liquidez por las hipotecas basura.

Hasta ahora, esta crisis ya ha causado la suspensión de pagos de una decena de promotoras y constructoras de tamaño medio, entre ellas, Llanera, Lábaro y Cosmani. Seop fue la primera constructora de gran tamaño que optó por el concurso de acreedores para salvar la compañía. El lunes lo decidió Martinsa Fadesa.

El G-14 se queda descabezado

El presidente y primer accionista de Martinsa-Fadesa, Fernando Martín, ha puesto a disposición del G-14 el cargo de presidente que ejerce en este grupo que aglutina a las trece principales inmobiliarias del país. El ‘lobby’ de las primeras empresas del sector estudiará la propuesta de Martín en la próxima reunión ordinaria, a la que acudirán todos los presidentes de las empresas que lo componen, prevista para esta semana.

El encuentro tiene como primer objetivo analizar la situación del sector. Colonial, Chamartín, Fadesa, Metrovacesa, Nozar, Rayet, Realia, Restaura, Reyal Urbis, Vallehermoso, Renta Corporación, Hercesa y Parquesol constituyeron en octubre del pasado año este grupo, al que bautizaron G-14 Inmobiliarias por la Excelencia, con el fin de desarrollar “acuerdos y medidas que redunden en defensa de su actividad”, ante la crisis que entonces comenzaba a aflorar en el sector.