Archivo de Público
Miércoles, 16 de Julio de 2008

Más de 12.000 viviendas por entregar

En el número 900 de información de la compañía nadie contesta

FERNANDO VICENTE ·16/07/2008 - 00:02h

La incertidumbre no sólo se cierne sobre los acreedores de Martinsa Fadesa, sino que también le quita el sueño a sus clientes. Durante el primer trimestre del año, 616 compradores afortunados recibieron las llaves de su nueva vivienda, pero quedan 12.578 familias que han entregado parte de sus ahorros a Martínsa Fadesa para una casa aún por entregar.

Esas son las cifras aportadas por la compañía en el primer trimestre de este año. De ellas, casi el 70% están en España, el 30% en Marruecos, y el resto se reparte por otros nueve países. Sólo entre enero y abril, Martinsa Fadesa vendió 459 viviendas por un valor total de 95 millones. Y esto, después de que, ante la profunda crisis del sector, la inmobiliaria tomara la decisión de dejar de construir 810 viviendas y retirar otras 1.445 del mercado.

Ninguno de estos compradores tiene fácil acceder ahora mismo a lo que está pasando. En el número de teléfono 900 de información de la compañía, un mensaje advierte de que "en estos momentos" no pueden atenderte. Compradores de una casa rodeada de campos de golf en la onubense Ayamonte, o de una vivienda en el extrarradio de Valladolid, se preguntan si llegarán a recibir las llaves en la fecha prometida o si están ante el inicio de un duro calvario judicial.

Así, mientras los bancos tiemblan ante los más de 5.000 millones de euros que adeuda Martinsa Fadesa y empiezan a provisionar fondos para hacer frente a su posible impago (Caja Madrid anunció ayer una provisión de 250 millones y La Caixa anunció otros 192), los proveedores y clientes se encuentran desorientados. Hasta ahora sólo han recibido consejo por parte de la asociación de consumidores Facua, que recordó que, según la ley, los anticipos dados a cuenta de futuras viviendas pueden recuperarse en su totalidad, y recomendó "reclamar a la empresa información sobre las en-tidades financieras que avalan las cantidades entregadas".

También hay decenas de ayuntamientos que ven peligrar sus promesas de poner pisos a disposición de sus vecinos. La inmobiliaria tiene en obras unos 5,2 millones de metros cuadrados, de un total de 23,2 millones. Cerca de la mitad de ese suelo aún no es urbanizable, pero el resto forma parte ya de planes repartidos por toda la geografía, que en muchos casos incluyen viviendas de protección oficial.