Archivo de Público
Martes, 15 de Julio de 2008

Baleares, Madrid, Catalunya y Valencia, las más solidarias

Extremadura y Asturias son las que más reciben en proporción a su PIB // País Vasco tiene el segundo PIB per cápita más alto, pero no está entre las regiones que más déficit tienen

Público ·15/07/2008 - 23:01h

Se abre el telón y el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, desvela uno de los secretos mejor guardados de la democracia: las balanzas fiscales. Lo que aportan y reciben las comunidades autónomas no deparó grandes sorpresas: Catalunya y Madrid (o viceversa dependiendo del método escogido) son las que más dan al sistema y Andalucía, Extremadura y Galicia las que más reciben en términos absolutos.

En proporción a su riqueza, esta relación sí tiene excepciones. Por ejemplo, que la Comunidad Valenciana es una de las que más aporta en proporción a su PIB per cápita, es decir, a la riqueza de sus ciudadanos. Así, en una imaginaria línea de la solidaridad (ver gráfico adjunto), Valencia se situaría como la más pobre entre las que aportan más de lo que reciben al sistema. Los cálculos se realizaron con datos de 2005, cuando el PIB per cápita de la Comunidad Valenciana se situaba por debajo de la media nacional y sin embargo estaba entre las cuatro que tenían un déficit fiscal mayor.

Baleares muy generosa

En una situación similar se encuentra Baleares, que es la segunda que tiene un mayor déficit fiscal cuando se encontraba la quinta por PIB per cápita en 2005.

Madrid, por su parte, aparece en la mayor parte de los métodos utilizados como la que más aporta, pero también es, con diferencia, la más rica, ya que su renta era un 30% superior a la media española. El déficit fiscal tendría una horquilla entre el 9,13% y el 5,57% de su PIB regional según el método. Los cálculos para Catalunya se desvían en un punto porcentual de los presentados hace una semana por la Generalitat, y también sitúan a la comunidad como una de las más solidarias. El déficit fiscal de Catalunya alcanzaría el 6,55% de su PIB regional, según el método carga-beneficio y llegaría al 8,69% con el sistema de flujo monetario (ver explicación en pág. 29).

El Norte es receptor

Alejada de esta hipótesis solidaria estaría País Vasco, que pese a ser la segunda comunidad más rica, en algunos supuestos es incluso receptora neta. Desde Economía insisten en que se debe a que su sistema fiscal es diferente (al igual que el de Navarra).

Entre los principales receptores, Extremadura es la que más recibe en proporción a su tamaño, pero también su riqueza per cápita era la menor (casi un 35% por debajo de la media). En relación con su riqueza, Asturias es la comunidad que más recibe.

La petición de balanzas fiscales oficiales viene de antiguo. En 1996, el entonces presidente, José María Aznar, se comprometió con CiU a llevarlo a cabo. Aznar no cumplió. Zapatero lo anunció en 2005 y otra vez al inicio de esta legislatura. 

Sacadudas 

¿Qué es una balanza fiscal? 

Es un sistema de cálculo por el que se trata de imputar los ingresos y gastos del sector público por comunidades autónomas. El fin es ofrecer el saldo (la diferencia entre los ingresos y los gastos imputados) entre lo que se da y se recibe del Estado.

2. ¿Cómo se puede interpretar el saldo?

El saldo puede ser positivo (superávit) o negativo (déficit). Ambos se expresan en un porcentaje sobre el PIB de cada autonomía. Así, se podría decir que una comunidad que tiene un saldo fiscal negativo del 10%, es porque aporta un 10% al Estado más de lo que recibe.

3. ¿Cómo se calcula?

Los académicos reconocen dos metodologías: la de carga beneficio y la de flujo monetario (descritas en la pág. 29). Ambas son válidas metodológicamente y además están sujetas a múltiples criterios.

4. ¿Influye en la financiación?

Las balanzas son un instrumento económico que sirve de guía para los flujos de ingresos y gastos. El Gobierno no quiere ligarlo al sistema de financiación de las comunidades, pero otras voces sí abogan para que los resultados sirvan de orientación en el reparto financiero que ya se ha comenzado a debatir.