Archivo de Público
Domingo, 4 de Noviembre de 2007

'Gominolas', la fiesta más amarga de los 80

La artillería pesada se suma a la batalla española de los martes: Cuatro estrena mañana Gominolas, una de las series más esperadas de la temporada.

JAVIER SALAS ·04/11/2007 - 20:37h

Gorka Lasaosa y Arturo Valls, en un momento del rodaje de la serie. MÓNICA PATXOT

Arturo Valls, quien ya triunfa en Camera Café, tiene su mirada fija en la interpretación tras “aparcar momentáneamente” la presentación de programas como CQC. Kira Miró acaba de ganar el premio a la mejor actriz en Orlando por el filme Cuba Libre y Gorka Lasaosa, tras su papel en Yo soy la Juani, ya es “el nuevo Bardem” para su colega Tejero.

En la ficción, formaban el grupo infantil Gominolas, de cuyo olvido ninguno se ha sabido recuperar. Veinte años después se reencuentran y tratarán de encauzar sus vidas de nuevo. Dos de los puntos fuertes de esta producción son que se rueda en cine y que cada capítulo dura sólo media hora.

La fiesta de ‘Gominolas’

Al asistir al rodaje de un capítulo se descubre que la fiesta que se está grabando en el mismo, y que pondrá al descubierto las miserias de un personaje, no está sólo delante de la cámara.

Tejero, “animador total de los rodajes” para Valls, no deja de gritarle a los extras –“¡Qué pasa, hijos de puta!”– para que estén más animados en el momento de filmar. Su personaje, Benja, no quiere que sus compañeros sepan que no tiene amigos, y organiza una fiesta llena de figurantes que él mismo ha contratado para mejorar su imagen. La trama está llena de momentos así, “una montaña rusa que lleva de la risa al drama”, según Arturo Valls, que interpreta a Bruno: “Mi personaje se cree que actuar ante veinte alemanas viejas, e incluso acostarse con una de ellas para sacarle pasta, es seguir teniendo éxito”.

Todos los personajes comparten el punto amargo, y la nostalgia de un tiempo de ganchitos –los ochenta–, por “resucitar ese espíritu en el que todo valía” como define Miró. Gominolas está inspirado en el grupo infantil más ochentero, Parchís, y en ellos se fijó Tejero, por ejemplo, para afrontar su personaje. Kira Miró –“entre ellos soy un tío más”– prefería en cambio a Onda Vaselina. Valls no lo tiene tan claro pero, ante la duda, rechaza a Enrique y Ana: “Me daban miedo, con tanto cocoguagua”.


Los miembros del grupo, cuatro personajes en busca de la felicidad perdida

Benja: Fernando Tejero da vida al que fue líder del grupo. Ahora es un pobre desgraciado con buen corazón.

Bruno: Arturo Valls interpreta al más carismático de los cuatro, que ahora ‘triunfa’ en Benidorm.

Susana: Kira Miró es la única chica, reconvertida en una pija insatisfecha por la falta de cariño.

Tinín: Gorka Lasaosa es el más joven de todos, un personaje con dificultades para refrenar su ira.



Entrevista con Fernando Tejero - Actor, interpreta a Benja en la serie

Para lograr una conversación con cada actor de Gominolas hay que arrancarles el bocata de las manos y sentarles sin piedad ignorando su breve descanso entre escenas.

¿Eres lo suficiente mayor para que el olvido no te afecte como a ‘Gominolas’?

Para mí, el fracaso está siempre muy presente. Por cómo me llegó el reconocimiento, creo que tengo más interiorizado que todo esto es muy efímero, pero nadie está preparado del todo para encajarlo, ni el éxito ni el fracaso.

¿Cómo afrontas tu vuelta a las servidumbres de la tele?

Al principio me costó, y mucho. Menos mal que pude contar con el cariño de Lluís Homar para animarme. Después de dos años, había olvidado que esto es como ser un funcionario que ficha por las mañanas. Luego, aunque te cuesta arrancar, redescubres que esto es maravilloso.

 

Vais a competir en la misma franja horaria con otras tres series españolas.

Es una putada. De esta batalla para ver quién tiene más audiencia lo ideal sería que se repartiera entre todos. Gracias a las series de televisión son muchos los actores que están pudiendo salir adelante, desde los más conocidos hasta a los que están por llegar. Si fuese por el cine, nos íbamos a comer los codos en este país. Sólo El orfanato ha llenado alguna sala...