Archivo de Público
Martes, 15 de Julio de 2008

Muere uno de los guardias de seguridad tiroteados en Sevilla

Todo apunta a que la vida de su compañero, también herido de gravedad, no corre peligro. Ambos fueron atacados esta mañana cuando trasladaban sacas de dinero hasta una entidad bancaria de la localidad de Viso del Alcor

EUROPA PRESS ·15/07/2008 - 17:29h

Varios operarios limpian los restos de sangre en el lugar del incidente. EFE/Raúl Caro

Uno de los dos guardias de seguridad de la empresa Prosegur (48 años) tiroteados en la mañana de hoy cuando trasladaban sacas de dinero hasta una entidad bancaria de la localidad sevillana del Viso del Alcor, ha fallecido en el hospital Virgen del Rocío de la capital hispalense, según han confirmado fuentes hospitalarias.

El fallecido, de 48 años, fue atendido en primera instancia por facultativos del helicóptero del 061, quienes ante la gravedad de las heridas que presentaba en el abdomen trasladaron al paciente al citado centro sanitario, donde no pudo recuperarse de las lesiones causadas por los disparos.

Por su parte, su compañero, que también recibió varios disparos, se encuentra ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Virgen de Valme, donde el personal sanitario se encuentra valorando su estado, si bien las primeras informaciones apuntan a que su vida no corre peligro.

El alcalde de la localidad, Manuel García Benítez, ha asegurado que el Ayuntamiento está poniendo "todas las medidas que tiene a su alcance" para ayudar a detener al delincuente. El primer edil indicó también que los primeros indicios apuntan a que se han realizado "hasta cinco disparos" a los trabajadores de la empresa.

Más de 40 agentes

Más de 40 agentes de la Guardia Civil se han desplazado hasta El Viso del Alcor para controlar las vías de salida del municipio con objeto de evitar la huida del individuo que ha disparado contra los dos guardias de seguridad. Los agentes se encuentran también en el lugar de los hechos recabando toda la información que permita identificar al delincuente, quien, según las primeras hipótesis, ha podido emprender la huida acompañado de un colaborador que esperó a este sujeto hasta que consiguió apoderarse del botín.

Los hechos han acontecido en la calle Real del citado municipio, donde estos empleados habían estacionado un furgón de seguridad destinado al traslado de grandes cantidades de dinero junto a una sucursal del banco Santander. Los dos vigilantes habían comenzado a trasladar las sacas de dinero desde el furgón hasta las instalaciones bancarias cuando, poco antes de las 10.40 horas, irrumpió en la calle un sujeto que abrió fuego contra los guardias.