Domingo, 4 de Noviembre de 2007

La policía detiene en Pakistán a cientos de opositores

La decisión frustra las esperanzas estadounidenses de una transición a una democracia civil en Pakistán

Reuters ·04/11/2007 - 17:55h

La policía paquistaní detuvo el domingo a cientos de personas después de que el presidente Pervez Musharraf desafiara la presión de Estados Unidos y la oposición del país imponiendo un estado de emergencia.

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, que había instado al general Musharraf a no adoptar medidas autoritarias, dijo que Washington tendría que revisar su ayuda financiera a Pakistán.

El primer ministro, Shaukat Aziz, dijo que las elecciones generales, previstas para enero, podrían ser retrasadas después de que se impusiera el estado de excepción el sábado y se suspendiera la Constitución.

La decisión frustró las esperanzas estadounidenses de una transición a una democracia civil en Pakistán.

"Obviamente vamos a tener que revisar la situación de la ayuda" dijo Rice a periodistas en Jerusalén, añadiendo que Estados Unidos seguía queriendo cooperar con Pakistán en materia antiterrorista.

Washington ha proporcionado a Islamabad, un importante aliado en su batalla contra Al Qaeda en Pakistán y el vecino Afganistán, alrededor de 10.000 millones de dólares en los últimos cinco años.

Sin embargo, Rice rechazó las críticas de que Washington había puesto demasiada fe en Musharraf desde que se hizo con el poder en un golpe en 1999.

Aziz dijo en una rueda de prensa que "el Parlamento podría darse más tiempo, hasta un año, en términos de celebrar las próximas elecciones". Dijo que entre 400 y 500 personas habían sido detenidas, pero no quiso decir cuánto tiempo duraría el estado de emergencia.

Musharraf dijo que actuó en respuesta a la creciente militancia islamista en el país y lo que calificó de parálisis del Gobierno por interferencia judicial.

La mayoría de los paquistaníes y los diplomáticos extranjeros creen que su principal motivo era evitar que el Tribunal Supremo invalidara su reelección del 6 de octubre por el Parlamento por seguir siendo jefe del Ejército.

Musharraf, en una declaración televisada a medianoche, dijo que el país estaba en grave peligro de ser desestabilizado. "No puedo permitir que este país cometa un suicidio", dijo tras purgar el Supremo de jueces opuestos a él y arrestar a abogados.

Noticias Relacionadas