Domingo, 4 de Noviembre de 2007

El PKK liberó a ocho soldados turcos, lo que podría aliviar la tensión

EFE ·04/11/2007 - 09:09h

EFE - El presidente regional del Kurdistán, Fuad Hussein, da una rueda de prensa en Erbil (Irak) hoy.

El ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) liberó hoy a ocho soldados turcos, secuestrados durante una emboscada rebelde hace dos semanas, lo que podría aliviar la reciente tensión entre Turquía e Irak.

Según informó la agencia pro-kurda Firat, los militares turcos fueron entregados al ejército estadounidense en Erbil, en el norte de Irak, donde se les realizó un chequeo médico tras el cual fueron trasladados a Turquía a bordo de un avión militar norteamericano.

La liberación se realizó a las 05.00 GMT en presencia de dos diputados turcos del pro-kurdo Partido de Sociedad Democrática.

Uno de ellos, Osman Ozcelik, confirmó a los medios turcos que "el estado de salud (de los soldados) es bueno".

El feliz desenlace de la captura de los uniformados, que ha provocado en Turquía una ola nacionalista y algunos incidente anti-kurdos, se produjo en la víspera del encuentro en Washington entre el presidente estadounidense, George W. Bush, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, previsto para mañana lunes.

El jefe del gobierno turco dijo hoy en Washington -en declaraciones recogidas por los medios de comunicación turcos- que "primero deberíamos esperar que todo haya terminado, luego hablaremos".

Erdogan se encuentra en la capital estadounidense desde hoy, acompañado, entre otros, por el número dos del Estado Mayor del Ejército, Ergin Saygun, y por el ministro de Defensa, Vecdi Gonul.

La prensa turca destacó hoy que la presencia en Washington de este alto militar y del responsable de Defensa indican que las conversaciones con Bush se centrarán en temas militares.

Turquía amenaza desde hace semanas con desplegar una gran ofensiva transfronteriza contra el norte de Irak, donde el PKK tiene sus bases y desde donde ataca al ejército turco.

Mientras, el PKK, considerado por Estados Unidos, el gobierno central iraquí y la Unión Europea (UE) como una organización terrorista, aseguró hoy que la liberación de los soldados se produjo sin contrapartida alguna.

Abderrahman al Chaderchi, un portavoz del PKK, aseguró que la liberación de los soldados fue "un caso humanitario".

"Su liberación es un mensaje para el mundo, no sólo para Turquía, de que queremos la paz", dijo en declaraciones a Efe por teléfono desde su escondrijo en algún lugar de las montañas de Qandil, en el noreste de Irak.

"Si Turquía abandona la opción militar, nosotros estamos dispuestos a negociar", manifestó el portavoz del PKK.

El ejército turco fue muy escueto en su reacción y sólo confirmó que cuenta nuevamente entre sus filas con los ocho soldados, capturados por los rebeldes del PKK el pasado 21 de octubre.

Por su parte, los familiares de los soldados secuestrados no ocultaron su alivio y alegría por la liberación, que les mantuvo en vilo durante las últimas dos semanas.

Suleyman Atakul, padre de uno de los soldados, dijo que las familias no habían oído nada de sus hijos en dos semanas.

"Fueron dos terribles semanas. Ahora estoy muy contento. Los padres de los soldados abatidos tienen un nuevo hijo", dijo en declaraciones a varias emisoras turcas.

Se refería a los familiares de los doce soldados muertos en la misma emboscada del 21 de octubre cuando el PKK secuestró a los ocho uniformados liberados hoy.

Turquía tiene estacionados a más de 100.000 soldados cerca de su frontera con Irak y ha realizado en los últimos días algunas incursiones aisladas para perseguir a rebeldes del PKK.