Archivo de Público
Lunes, 14 de Julio de 2008

El presidente de Sudán, acusado

El fiscal del Tribunal Penal Internacional pide su procesamiento por genocidio en Darfur 

AGENCIAS ·14/07/2008 - 21:17h

A.SHAZLY/AFP - El presidente sudanés, Omar Al Bashir, saluda a la multitud durante la manifestación que se celebró el pasado domingo en Jartum en contra de su inculpación.

El fiscal del Tribunal Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, ha presentado este lunes cargos de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad contra el presidente de Sudán, Omar Al Bashir, y ha pidido su procesamiento.

"Tras la investigación de los crímenes presuntamente cometidos en el territorio de Darfur (Sudán), la Fiscalía ha concluido que hay base razonable para pensar que Omar AlBashir tiene responsabilidad criminal por delitos estipulados en el Estatuto de Roma", indica la petición del fiscal.

"La Fiscalía no afirma que Bashir cometiera directa o físicamente dichos delitos. La comisión se hizo a través del aparato del Estado, el Ejército y las milicias yanyahuid", continúa el texto. Moreno Ocampo considera que Omar Al Bashir "creó y aplicó un plan para destruir una parte sustancial de las etnias fur, masalit y zaghawau", que constituyen una población de unos 2,5 millones de personas, sobre los 4,5 millones de habitantes de la región sudanesa de Darfur. "Sus motivos eran políticos. Su coartada era la contrainsurgencia. Su intención era el genocidio", asevera el fiscal.

Milosevic y Taylor

Bashir se convierte en el tercer jefe de Estado en activo para el que se pide un procesamiento en un tribunal internacional. Sin embargo, aunque el ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic y el liberiano Charles Taylor fueron inculpados por tribunales especiales -los creados para Yugoslavia y Sierra Leona, respectivamente-, es la primera vez que la acusación llega a un tribunal de carácter permanente.

Los tres jueces que componen la Sala de Audiencias Preliminares deberán decidir en los próximos meses si hay base para aceptar las acusaciones del fiscal, en cuyo caso emitirían una orden internacional de arresto contra Bashir.

La reacción de las autoridades sudanesas ha basculado entre la indignación y la indiferencia. "Para nosotros es lo mismo el procesamiento del presidente que el de cualquier ciudadano de Sudán. No reconocemos nada que salga del Tribunal Penal Internacional, para nosotros es inexistente", dice a Reuters el portavoz del ministro de Asuntos Exteriores.

El titular de Información Kamail Obeid, dice que "el tribunal tiene inclinaciones más políticas que jurídicas y no quiere paz y estabilidad en Sudán".

La petición del fiscal ha tenido sus primeras consecuencias. La misión militar conjunta de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID) ha anunciado la "suspensión indefinida" de sus actividades como medida preventiva ante un posible brote de la violencia tras la petición de Ocampo. Además, la ONU ha indicado que va a evacuar temporalmente a todo el personal humanitario no esencial en Darfur a raíz de la decisión.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha pedido a Sudán que garantice la seguridad de las fuerzas de la ONU.

Por su parte, el ministro tanzano de Exteriores, ha dicho en nombre de su presidente Jakaya Kikwete -que es el presidente de turno de la Unión Africana- que pedirá al TPI que suspenda la decisión (aún no tomada) de buscar el arresto de Bashir. "Si se arresta a Bashir, se creará un vacío de poder en Sudán. El resultado será igual al de Irak", ha afirmado.

Un paso clave para el fin de los abusos

Unión Europea
La UE ha subrayado este lunes la importancia "fundamental" del TPI en la promoción de la justicia y ha señalado que ahora hay que esperar a que los jueces de la sala preliminar del Tribunal se pronuncien sobre la petición.

Federación Internacional de Derechos Humanos
Se ha felicitado por la decisión del fiscal y apela al Consejo de Seguridad de la ONU, a la Unión Africana y a la Liga Árabe a apoyar la decisión del TPI.

Amnistía Internacional
El organismo declara que es "un paso importante"para acabar con la violación de los derechos humanos en Sudán.