Archivo de Público
Domingo, 13 de Julio de 2008

"Veremos la que nos puede caer encima con el gasto en sanidad"

PEDRO GONZÁLEZ ·13/07/2008 - 22:54h

Jesús Fernández-Villaverde es uno de los jóvenes economistas españoles más destacados. En la anterior legislatura, estuvo colaborando activamente con la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, cuando estaba dirigida por David Taguas.

No es muy conocido aún, pues vive y trabaja en EEUU. Lleva trece años en aquel país, donde fue a completar su educación tras licenciarse en Madrid en Económicas y Derecho. Como profesor ha pasado por algunas de las universidades estadounidenses más renombradas, como Duke o Yale. Y actualmente trabaja en la Universidad de Pensilvania, considerada la cuarta mejor de EEUU (tras Harvard, Princeton y Yale), que fue fundada por Benjamín Franklin, y es la sede de la prestigiosa Wharton Business School.

Fernández-Villaverde tiene un contacto regular con España. Recientemente, ha estado en Madrid, participando en una jornada sobre la fiscalidad del futuro, organizada por el Instituto de la Empresa Familiar.

¿Cuál es el reto de la economía española a medio y largo plazo?

El debate va a estar en el futuro del sistema de pensiones, y, sobre todo, en la que nos va a caer encima con la sanidad. Se han producido avances extraordinarios en el campo de la medicina, y los tratamientos nuevos son muy caros. Sobre todo en la oncología. Antes, la tasa de supervivencia en el tipo de cáncer de mama más usual estaba en torno al 5%; era casi una sentencia de muerte. Ahora, está entre el 50% y el 60%; y su tratamiento cuesta unos 30.000 euros al año. La medicina es muy cara, y el presupuesto en sanidad  se va a disparar. También la atención a los mayores va a suponer un importante coste. Hay que empezar a pensar cómo se va a financiar. De aquí a 30 años, nos vamos a dar cuenta  de que la importancia del gasto sanitario va a estar por delante del de las pensiones.

¿Y dónde está la solución, en la sanidad pública o en la sanidad privada?

El profesor Paul Samuelson solía decir que el economista es como el agente de viajes: te dice que a Berlín puedes ir en avión o en tren, pero tú luego debes escoger. Yo no tengo la respuesta, pero lo que sí digo es que hay que tener claro que la sanidad nos va a costar 10 puntos más de PIB en los próximos 20 años [un punto de PIB equivale ahora a unos 11.200 millones de euros]. Eso está ahí. Luego se podrá debatir si se necesita más sanidad pública, o más privada. O si se hace como en el Reino Unido, que ha optado por no costear el tratamiento de muchos tipos de cáncer.

¿Y qué medida fiscal se debe adoptar a corto plazo?

Hay que reducir la fiscalidad del capital, por ejemplo el tipo del Impuesto sobre Sociedades o el gravamen sobre el ahorro; esto es lo más positivo para estimular la inversión y el ahorro. El caso de Irlanda es paradigmático. Además, tendría un coste para Hacienda relativamente liviano. He calculado que, de una rebaja de un punto en el impuesto sobre el capital, acaban recuperándose dos tercios por el crecimiento de la base imponible [la cantidad sobre la que se paga impuestos]. Yo defiendo un tratamiento claramente diferenciado entre el trabajo y el capital.

La reforma fiscal de 2007, con un tipo único en el IRPF del 18% para el ahorro, ha ido en esa dirección...

Pero no se ha llegado todo lo lejos posible. Incluso se ha ido a la contra, porque el tipo se ha elevado del 15% al 18%. Yo lo habría bajado a cero, aunque admito que es una medida difícil de vender políticamente. También el Impuesto sobre Sociedades es relativamente alto, a pesar del recorte de la reforma fiscal. Es un impuesto que todavía se puede rebajar mucho, y tendría efectos positivos en la inversión, el crecimiento y el empleo.

¿Cree que son efectivas medidas como la deducción de 400 euros en el IRPF? En EEUU, la Administración Bush adoptó una medida similar...

Las familias toman sus decisiones de gastos importantes para el hogar en función del flujo de impuestos futuro. Una bajada como ésta en un año tiene un efecto muy corto, pues no resuelve los problemas de liquidez de los consumidores, y es muy costosa desde el punto de vista de la recaudación. Tiendo a ser escéptico con esta medida. En cambio, no me parece mal la anunciada supresión del Impuesto sobre el Patrimonio. La idea general es que los grandes patrimonios deben estar poco gravados.

Pero en España, existe la sensación de que se pagan muchos impuestos, cuando los datos sobre presión fiscal muestran que es inferior a la de muchos países de la UE...

Decir lo que se paga sin ligarlo a lo que se recibe como contraprestación es un debate equivocado. Probablemente no me importaría pagar más si los ríos están limpios, o si se existe una buena red de autopistas...

¿Pero no cree que muchas decisiones en materia fiscal están condicionadas por la armonización fiscal en la UE?

En EEUU hay competencia fiscal entre los diferentes Estados. Florida tiene un Impuesto sobre la Renta estatal del 0%, pero Pensilvania lo tiene del 7%, y Massachusetts, del 14%. Soy partidario del federalismo, y que cada Estado haga lo que quiera. Por eso, no veo bien que España tenga que coordinar sus impuestos con Estonia.