Archivo de Público
Domingo, 4 de Noviembre de 2007

Van Nistelrooy también critica el arbitraje de Sevilla

EFE ·04/11/2007 - 17:52h

EFE - El delantero holandés del Real Madrid, van Nistelrooy (dcha), intenta cortar el avance del centrocampista de Mali, Keita, durante el encuentro que ambos equipos han disputado en el estadio Ramón Sanchez Pizjuan de la capital andaluza.

Ruud Van Nistelrooy, delantero internacional holandés del Real Madrid, criticó hoy el arbitraje del colegiado catalán Álvarez Izquierdo, aunque no apuntó a su lugar de nacimiento como Bernd Schuster, al que exculpó justificando que fue un calentón tras la derrota.

Horas después de sufrir la segunda derrota del Real Madrid en Liga, en la visita al Sánchez Pizjuán, Van Nistelrooy compareció en rueda de prensa. Lamentó el arbitraje, especialmente por la expulsión de Sergio Ramos, en un tipo de jugada que el delantero holandés sufrió durante todo el encuentro.

"La segunda tarjeta de Sergio Ramos no era. Si se mide con el mismo baremo tenía que haber expulsado a cuatro o cinco futbolistas del Sevilla", manifestó.

"Hicieron muchas faltas y el problema fue que el árbitro no castigó las faltas repetitivas, algo que también es tarjeta amarilla. Ramos no ha hecho más faltas que otros cinco o seis jugadores del partido y a él si le expulsaron", agregó.

Fue la situación que más desesperó a Van Nistelrooy. "Las faltas repetitivas no siempre son duras, pero cuando un jugador hace cinco tienes que mostrarle la amarilla y así podría haber parado esta táctica del fútbol que consiste en parar el juego del rival con faltas".

Por eso, Van Nistelrooy admitió que el Sevilla fue demasiado agresivo, aunque en su análisis del partido destacó la importancia de los dos goles consecutivos que decantaron el encuentro.

"El Sevilla jugó bien y con mucha agresividad. Muchas veces nos encontramos equipos que ejercen mucha presión. Creo que empezamos bien antes del gol, pero fue el golazo de Keita lo que cambió el partido y después, remontar un 2-0 al Sevilla en su casa, es muy difícil", analizó.

El delantero holandés justificó las declaraciones de Schuster, que disgustado con el arbitraje señaló al lugar de procedencia de Álvarez Izquierdo.

"Para mí no importa de dónde sea el árbitro. Lo que dijo el míster fue en un momento caliente, después del partido y lo entiendo por la emoción del momento. Es una cosa pasada tras un ambiente caliente y él es un hombre que tiene muchas ganas de ganar en el Real Madrid, como todos los que queremos al equipo. Ahora ya pensamos en Olympiacos", manifestó.

La derrota de Sevilla no influirá negativamente en la plantilla madridista, según Van Nistelrooy, que confía en volver a ganar el martes en Liga de Campeones.