Archivo de Público
Domingo, 13 de Julio de 2008

Bronca en Barcelona sobre el jefe de la Guardia Urbana

Según la versión oficial, resultó herido por una pelota de goma en una intervención de los antidisturbios. Sin embargo, dos medios afirman que le propinaron una paliza que le provocó la pérdida del bazo

PATRICIA HORRILLO ·13/07/2008 - 20:46h

El jefe de la Guardia Urbana de Barcelona, Xavier Vilaró, resultó herido por una pelota de goma lanzada por los Mosos d'Esquadra el pasado 30 de junio. Al menos, ésta es la versión oficial que ha mantenido el Ayuntamiento durante las últimas dos semanas. Para algunos, sin embargo, esta tesis hace aguas. Dos medios han acusado ya a Vilaró de mentir sobre las causas reales del incidente, y afirman que el jefe de la Urbana fue víctima de una brutal paliza propinada fuera de Barcelona. Por este motivo, la concejala de Seguridad, Assumpta Escarp, negó ayer "rotundamente" las acusaciones y anunció que el Ayuntamiento se querellará contra quienes difundan esa versión alternativa.

Los hechos se remontan a la madrugada del 30 de junio en que se celebraba la final de la Eurocopa. Al terminar el partido y en previsión de posibles altercados, se había organizado un dispositivo policial conjunto entre la Guardia Urbana y los Mosos d'Escuadra. En una de las cargas contra individuos que actuaban violentamente en la zona de la Plaça de Espanya, el jefe de la Guardia Urbana, Xavier Vilaró, aseguró haber sufrido el impacto de una pelota de goma disparada por un antidisturbios. Por esta razón, ingresó a primera hora del lunes en el Hospital del Mar en donde le fue extirpado el bazo a causa de las lesiones. Vilaró permaneció en la UCI hasta el sábado pasado, cuando fue dado de alta.

La pelota de goma

Pese a la gravedad, el Ayuntamiento de Barcelona tardó cinco días en informar sobre lo ocurrido y, cuando lo hizo, no aclaró las causas del incidente. Y tardó cinco días más en confirmar que el origen de las lesiones sufridas por Vilaró había sido una pelota de goma.

Este dato puso en tela de juicio la actuación de los Mosos, y planteó nuevas preguntas acerca de la presencia del jefe de la Guardia Urbana en la zona y, según Escarp, vestido de paisano.

Oposición y medios

Ante el creciente alboroto, la concejala de Seguridad se vio ayer obligada a reiterar su apoyo a Vilaró para intentar atajar los argumentos de quienes le acusan de mentir. ¿Sufrió una paliza que nada tiene que ver con la versión oficial? El Ayuntamiento niega este extremo.

La oposición ha exigido al alcalde que aclare los hechos que primero pusieron en entredicho la labor de los mosos y ahora la credibilidad de Vilaró. La confusión continúa aumentando.