Archivo de Público
Domingo, 13 de Julio de 2008

Olmert: "Palestinos e israelíes nunca hemos estado tan cerca de la paz"

Olmert sorprende con estas declaraciones en París con motivo de la cumbre de la Unión por el Mediterráneo, después de un encuentro con Abbás en el Elíseo. La llamada del presidente francés a "aprender a amarse", parece funcionar entre los países de Oriente Medio.

Así será la Unión por el Mediterráneo

PÚBLICO.ES/AFP ·13/07/2008 - 18:17h

 Parece que la reunión en París que el presidente francés Nicolas Sarkozy convocó para dar el pistoletazo de salida a la Unión por el Mediterráneo es capaz de unir a todo el mundo.  El propósito de un Sarko pletórico por acoger a 42 jefes de Estado era que "los países de esta zona aprendan a amarse". Dicho y hecho. A última hora de la tarde de este sábado, una reunión a tres bandas entre los presidentes de Siria, Bachar al Asad; Líbano, Michel Suleimán, y el emir de Qatar, jeque Hamad Bin Jalifa al Zani, terminó con con un histórico apretón de manos, una rueda de prensa y la promesa de Siria y Líbano de abrir embajadas en sus respectivos países.

Un aperitivo, teniendo en cuenta lo que iba a suceder esta tarde. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, se atrevió a decir que palestinos e israelíes nunca habían estado "tan cerca de un acuerdo de paz", después de un encuentro con Mahmud Abbas programado por Sarkozy en el Elíseo. "Nos acercamos al momento en que tendremos que tomar decisiones importantes", agregó el jefe de gobierno israelí. En esa reunión, Olmert prometió a Abbas la liberación de un nuevo grupo de prisioneros palestinos.

Por su parte, el primer ministro palestino dijo que la "amistad" de Sarkozy, presidente en ejercicio de la Unión Europea (UE), con ambas partes le permite "desempeñar un papel importante para ayudar al éxito del proceso de paz en pocos meses. Hemos iniciado negociaciones en profundidad con Israel. Continuaremos los esfuerzos. Somos bastantes serios".

Si bien israelíes y palestinos se han reunido en forma regular desde el relanzamiento del proceso de paz en noviembre pasado, tras siete años de parálisis, la cuestión de las colonias judías en Cisjordania y Jerusalén Este bloquea las discusiones. Las acusaciones de corrupción contra Olmert, a quien la policía israelí interrogó por tercera vez el viernes pasado, son otro obstáculo para avanzar en el proceso de paz, ya que para muchos sus días al frente del gobierno están contados.

Normalizar las relaciones en Oriente Medio

Sarkozy ha aprovechado la cumbre de la Unión por el Mediterráneo para impulsar el papel de Francia en Oriente Medio, sentando a la misma mesa a amigos y enemigos de esta convulsionada zona. De ahí la frase de "aprendan a amarse". El líder galo aclaró que "esto no quiere decir, por supuesto, que todos los problemas están resueltos. Pero el objetivo de esta cumbre es que aprendamos a amarnos unos a otros en el Mediterráneo, en vez de continuar con el odio y la guerra".


La cumbre de París marcó el regreso al escenario internacional del presidente sirio Bachar Al Assad, quien mantuvo el domingo discusiones indirectas con Olmert a través del primer ministro turco Racep Tayyip Erdogan, según fuentes israelíes. "No se está todavía en el diálogo directo, sino a alto nivel", indicaron fuentes diplomáticas a la agencia AFP.

Olmert se reunió con su homólogo turco en un gran hotel parisino, según esta fuente, para "agradecerle" por su papel de intermediario en las discusiones entre Israel y Siria. El jefe de gobierno turco recibió también al presidente Al Assad para conversaciones sobre la misma cuestión, continuó la fuente israelí.

Israel y Siria, técnicamente en guerra desde la creación del Estado hebreo en 1948, han llevado a cabo tres rondas de negociaciones indirectas desde marzo pasado.

"Todos lo soñamos"

La inauguración de esta supuesta nueva era de compañerismo entre las dos orillas supuso una jornada maratoniana que terminó cerca de las 19.00 horas. Sarkozy, en su despedida dijo que fue un día que "todos habíamos soñado, ahora la UPM es una realidad".

Por su parte, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, que copresidió la cumbre, dijo que la creación de la UPM es "un paso gigante" que abre "una nueva página en la cooperación euromediterránea". Mubarak confió también en que este nuevo marco de cooperación llevará "más paz y más estabilidad" en la región mediterránea.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, confió en que la UPM abrirá la vía hacia "una auténtica integración regional". Barroso reconoció que aunque el Mediterráneo es una región de importancia crítica para Europa, "donde desgraciadamente los conflictos son numerosos", también es "prometedora".

Los ministros de Exteriores de los 43 países presentes se reunirán en noviembre para intentar lograr un acuerdo sobre la sede del secretariado permanente -al que aspira Barcelona- y para definir las modalidades de financiación (que tendrán que provenir de inversiones privadas).