Archivo de Público
Sábado, 12 de Julio de 2008

Aguirre reclama sitio para San Gil

Arenas y Gallardón reivindican el castellano y critican la política lingüística del Gobierno vasco

YOLANDA GONZÁLEZ ·12/07/2008 - 23:32h

HUMBERTO BILBAO - El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, junto al nuevo presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti, y la líder de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ayer.

Rajoy, que iba a comparecer por la tarde, en la jornada de cierre del congreso, había mandado una avanzadilla por la mañana. Y tenía que notarse. Primero fueron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, los que interrumpieron la votación de la ponencia económica para hacer entrada triunfal en la sala. Cuestión de marketing. Mientras se votaba la ponencia política entraban, entre aplausos, el vicesecretario de Política Autonómica, Javier Arenas, y María del Mar Blanco, integrante de la nueva ejecutiva de Mariano Rajoy.

Reconocimiento

Todos los discursos tuvieron en común el reconocimiento a los militantes del PP vasco por su entrega en una situación enormemente complicada y el cariñoso recuerdo a las víctimas de ETA.

María San Gil estuvo presente en todos los discursos. Pero en el que más fuerte sonó su nombre fue en el de la presidenta de la Comunidad de Madrid. No dijo, como hace poco más de un mes que “algo se está haciendo mal en el PP” para perder a un referente como San Gil, pero fue muy clara. Aseguró que “seguir la estela de San Gil es un difícil desafío” y se atrevió a fijar las prioridades de la nueva dirección de los conservadores de Euskadi: “Lograr que María San Gil se identifique con la línea que quede reflejada en este congreso”. “En el PP caben todos los que se quieren oponer a los totalitarios y en un lugar destacado tiene que estar María San Gil”, añadió.

Otro de los objetivos prioritarios que marcó fue el de lograr que al PP vasco se le reconozca como “un partido dispuesto a hablar con todos, salvo con los violentos”.

Alberto Ruiz-Gallardón recordó a los compromisarios vascos que los conservadores son “capaces de superar la dictadura del terror”. Igual que sucedió en el último Foro ABC, su discurso sonó al de un presidente del partido.

El alcalde madrileño alabó a los profesores que “enseñan a sus alumnos a moverse en el siglo XXI y no en las peores páginas del XIX”. Defendió también que los chavales puedan ser educados en castellano y animó a su auditorio a trabajar para convertir al PP del País Vasco en “ese cauce ancho en el que no se excluye a nadie”.

Llegado el momento de referirse a María San Gil, el regidor de los madrileños alabó su “formidable” trabajo: “En ella identificamos ese trabajo largo que ha hecho posible que estemos hoy aquí”. Acto seguido, pidió un “aplauso de futuro” para Antonio Basagoiti. “Tienes la oportunidad de desenmascarar a ETA”, dijo.

Ruiz-Gallardón levantó el auditorio al concluir su discurso con un “juntos podemos”, lema del XII congreso de los conservadores de Euskadi.

“Alternativa real”

Javier Arenas apostó por construir una “alternativa real al nacionalismo”. En su defensa del castellano, mantuvo que la política lingüística del lehendakari Ibarretxe es parecida a la de Montilla o Antich.

No hizo mención especial a San Gil. La citó junto al resto de presidentes del PP vasco de los últimos años. 

 

PRINCIPIOS Y VALORES, TEMAS RECURRENTES

La alusión a que la seña de identidad del PP son sus principios y valores fue la tónica dominante de todos los discursos. Leopoldo Barreda, que repetirá como portavoz, presentó al PP vasco como un partido capaz de negociar y de lograr apoyos. Alfonso Alonso, portavoz adjunto del PP en el Congreso y presidente de los conservadores alaveses, que defendió la ponencia política, indicó que Antonio Basagoiti “trae un mundo nuevo, que es el mismo de siempre, pero expresado tal vez de otra manera”. “Quiero que defiendas nuestras ideas, la manera buena de ser vasco, la misma actitud de denuncia valiente, pero al mismo tiempo la mano tendida para que la sociedad vasca nos vea como alternativa”, dijo a Basagoiti.

Por su parte, María José Usandizaga, presidenta provincial de Guipúzcoa, alabó a María San Gil, pero recordó que “al margen de personalismos hay algo que nos une a todos: el PP”.