Archivo de Público
Sábado, 12 de Julio de 2008

Nuevo golpe a la banca hipotecaria de Estados Unidos

La nueva víctima de la crisis de las hipotecas basura tiene nombre de hamburguesa especial. Se llama IndyMac, y los expertos temen que su colapso acabe por contagiar a otras entidades hipotecarias norteamericanas.

PÚBLICO ·12/07/2008 - 21:08h

IndyMac Bank, la segunda entidad hipotecaria privada de Estados Unidos, ha pasado a ser controlada por las autoridades federales, en lo que ha sido considerado por los reguladores de la Oficina de Supervisión de Entidades de Ahorro y Préstamo (OTS por su siglas en inglés) como “el segundo fracaso bancario más importante de la historia”. 

La entidad está especializada en las denominadas hipotecas Alt-A, en las que no se requiere a los clientes aportar documentación sobre sus ingresos.

La operación de nacionalización de IndyMac, que contaba con activos por un valor de 32.000 millones de dólares (20.000 millones de euros), costará a la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) entre 4.000 y 8.000 millones de dólares (entre 2.500 y 5.000 millones de euros). 

La OTS, regulador principal de IndyMac, culpó del colapso de la entidad a ciertos comentarios realizados por el senador demócrata por Nueva York, Charles Schumer, que ponían en duda su salud financiera. 

Las declaraciones provocaron una masiva retirada de fondos, de más de 1.300 millones de dólares (casi 820 millones de euros) en sólo once días.

Nuevo nombre

Las sucursales del banco permanecerán cerradas a lo largo del fin de semana, y mañana lunes reabrirán bajo el nombre de IndyMac Federal Bank, según informó la OTS. 

Durante el fin de semana, los clientes no pueden ponerse en contacto con el banco vía telefónica o Internet, aunque sí seguir empleando los cajeros automáticos, y también operar con cheques o tarjetas de crédito.

Según asegura la propia compañía en un comunicado, “los depositantes asegurados y los prestatarios se convertirán automáticamente en clientes de IndyMac Federal Bank y continuarán con servicio al cliente ininterrumpido” a partir de mañana.

IndyMac se convierte así en la segunda institución bancaria más importante en ser nacionalizada por las autoridades estadounidenses, después de que el Continental Illinois Bank y sus más de 40.000 millones de dólares en activos (más de 25.000 millones de euros) pasaran a ser controlados por el Gobierno federal en 1984.

Situación crítica

La decisión de las autoridades es un nuevo golpe para el mercado hipotecario estadounidense, en situación crítica como consecuencia de las hipotecas basura y de la ola de desconfianza en el sistema financiero.
Los analistas no se sorprendieron por la noticia. Christopher Walen, de una consultora de California, declaró a Bloomberg que “la pregunta que hay que hacerse ahora es quién viene detrás y si va a haber una ola de problemas para las grandes instituciones financieras”.

En la mente de todo el mundo están los problemas por los que atraviesan los gigantes hipotecarios estadounidenses Fannie Mae y Freddie Mac. El pasado viernes, el Gobierno del presidente Bush tuvo que salir al paso de los fuertes rumores de que ambas entidades, que poseen o garantizan fondos valorados en la friolera de 6.000 billones de dólares, podían ser nacionalizadas. Esas dificultades son responsables, en parte, de las caídas de las bolsas mundiales en la última semana.