Archivo de Público
Sábado, 12 de Julio de 2008

España es una excepción en la regulación del aborto

La mayoría de los países de la Unión Europea aplica una ley de plazos

PÚBLICO.ES ·12/07/2008 - 20:24h

María Teresa Fernández de la Vega. / EDU PARRA

Varios colectivos feministas, a los que se unió ayer la Plataforma por una Ley del Aborto, abogan por una ley de plazos como la mejor opción para regular la interrupción voluntaria del embarazo en España. Consideran que es, también, la única forma efectiva de garantizar la intimidad de las mujeres que optan por abortar.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, prometió durante el pasado Congreso del PSOE avanzar hacia una "reforma vanguardista" de la ley del aborto, redactada en 1985. La regulación se reformará, según señaló De la Vega, de acuerdo "con las leyes europeas de indicaciones y plazos más vanguardistas". ¿Cuáles son?

La ley de plazos es la fórmula que se aplica en prácticamente toda Europa. Un informe de la Comisión de Igualdad del Consejo de Europa invitaba recientemente a despenalizar el aborto y garantizar el acceso efectivo de todas las mujeres a este derecho.

Sólo cuatro de los 47 países miembros del Consejo castigan el aborto: Andorra, Malta, Irlanda y Polonia, donde el aplastante peso católico equipara esta práctica a la pena de muerte. Son una excepción.

La ley de plazos está plenamente instaurada en Holanda, el país con la legislación más avanzada -autoriza el aborto libre durante las primeras 24 semanas de gestación- y Rumanía, que pone como límite las 14 semanas de embarazo.

El resto del territorio europeo aplica fórmulas más restrictivas, aunque asimiladas también a la ley de plazos que los colectivos de mujeres piden que entre en vigor en España.

Aborto libre

Con la única excepción de Finlandia y Reino Unido, que tienen la regulación más parecida a la española, el resto de los países de la UE autorizan el aborto libre hasta las 12 semanas de gestación, si bien amplían el plazo en circunstancias muy específicas.

En Alemania, el límite autorizado por la ley se extiende hasta las 22 semanas si hay riesgo para la salud de la embarazada o malformación del feto. En Francia, sin embargo, no se impone limitación temporal alguna en el caso de existir problemas para la mujer o riesgo para el feto. La misma regulación se aplica en Italia, Bélgica y Dinamarca.