Archivo de Público
Sábado, 12 de Julio de 2008

El sector hipotecario privado en manos del Gobierno estadounidense

Tras el descalabro de esta semana, la administración Bush pretende evitar la quiebra. Es la segunda entidad que pasa a manos del Estado

AGENCIAS ·12/07/2008 - 16:38h

IndyMac Bank, la segunda hipotecaria estadounidense, pasó a ser controlada por las autoridades federales a última hora de ayer en lo que ha sido considerado por los reguladores de la Oficina de Supervisión de Entidades de Ahorro y Préstamo (OTS por su siglas en inglés) como "el segundo fracaso bancario más importante de la historia", debido a falta de liquidez de esta entidad en problemas por la morosidad de las hipotecas.

Las 33 sucursales del banco permanecerán cerradas a lo largo del fin de semana hasta el próximo lunes, que abrirán de nuevo bajo el nombre IndyMac Federal Bank, según informó la OTS. No obstante, durante hoy y mañana los clientes no podrán ponerse en contacto con el banco vía telefónica o Internet, aunque podrán seguir empleando los cajeros automáticos, y serán capaces de operar con cheques o tarjetas de crédito.

IndyMac se convierte así la segunda institución bancaria más importante en ser nacionalizada por las autoridades estadounidenses, después de que el Continental Illinois Bank y sus más de 40.000 millones de dólares en activos (más de 25.000 millones de euros), pasaran a ser controlados por el Gobierno federal en 1984.

La operación en números

La operación de nacionalización de IndyMac, que contaba con activos por un valor de 32.000 millones de dólares (20.000 millones de euros), costará a la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) entre 4.000 y 8.000 millones de dólares (entre 2.500 y 5.000 millones de euros).

La OTS, regulador principal de IndyMac, culpó a los comentarios del senador demócrata por Nueva York, Charles Schumer, de la retirada de más de 1.300 millones de dólares (casi 820 millones de euros) en once días desde finales de junio, cuando Schumer expresó sus dudas sobre la capacidad de IndyMac para sobrevivir a la crisis de vivienda.