Archivo de Público
Domingo, 4 de Noviembre de 2007

Dos medallas y ocho púgiles latinos clasificados para Pekín 2008

EFE ·04/11/2007 - 14:52h

EFE - El mexicano Juan Manuel Márquez (d) lanza un golpe al estadounidense Rocky Juarez (i) ayer, durante la pelea por el campeonato mundial superpluma del Consejo Mundial de Boxeo, en el Desert Diamond Casino, en Tucson, Arizona (EEUU).

La representación latinoamericana en los Mundiales de Boxeo aficionado tuvo que conformarse con dos medallas y la clasificación de ocho púgiles para los Juegos Olímpicos de Pekín, ante la ausencia del equipo de Cuba.

Rusia fue la que más se aprovechó de ello al recuperar el primer lugar del boxeo aficionado que había perdido hace dos años ante el equipo antillano.

La ausencia de Cuba, ganadora de 62 títulos y 10 de los 13 mundiales celebrados hasta la fecha, se hizo notar tanto en la competición deportiva como en el espectáculo.

Cuba desistió de participar en el Mundial luego de que en los últimos tiempos perdiera a cinco de sus campeones olímpicos y mundiales, tentados por las ofertas del profesionalismo.

Su decisión, por primera vez en la historia de la AIBA, fue aceptada por la máxima organización del boxeo aficionado, que le dio además todo su apoyo, a la vez que hizo suya la preocupación de los directivos del boxeo cubano ante la intromisión de los cazatalentos.

Ante la ausencia de Cuba, el boxeo venezolano fue el gran protagonista para Latinoamérica, después de que Alfonso Blanco lograse la medalla de plata dentro de la división del peso mediano (75 kilos) al perder en la final por puntos 29-4 ante el ruso Matvey Korobov.

"Llegue al mundial con el objetivo de conseguir el boleto para estar en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y volver a mi país con la misión cumplida y una medalla de plata es algo maravilloso", declaró Blanco, que se convirtió en el cuarto púgil venezolano que la consigue en los 13 campeonatos del mundo que han disputado desde La Habana-1974.

Anteriormente perdieron también en la final Afredo Pérez (51 kilos/1974), Engels Pedroza (60/1986) y Lemus (71/1974) su actual entrenador desde hace cinco años del equipo venezolano.

Puerto Rico también salvó el honor del boxeo latinoamericano con el peso gallo (54 kilos), el gemelo McJoe Arroyo, que consiguió la medalla de bronce al llegar a las semifinales, donde no pudo superar al azerbaiyano Samir Mammadov.

"Irme con el boleto a Pekín y una medalla es algo muy importante, pero además también la gran experiencia que conseguí durante todo el campeonato", declaró Arroyo.

Junto a Blanco y Arroyo, otros seis púgiles latinoamericanos consiguieron el pase a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 después de alcanzar los cuartos de final.

Arroyo estará acompañado en Pekín de su hermano gemelo McWilliams Arroyo, campeón panamericano en Río de Janeiro 2007, dentro de la división del peso mosca (51 kilos).

También Blanco viajará con su compatriota Héctor Manzanilla que lo consiguió dentro de la categoría del peso gallo (54 kilos), donde también estará el colombiano Jonatan Romero, que en los cuartos de final perdió a los puntos frente a McJoe Arroyo.

Colombia, al igual que Venezuela y Puerto Rico, consiguió dos pases para Pekín 2008 y junto a Romero estará Darley Pérez, en la categoría del peso ligero (60 kilos).

Mientras que el medalla de plata panamericano en Rio de Janeiro 2007 dentro de la división del peso mediano (75 kilos), el dominicano Argenis Núñez, también logró su boleto para Pekín 2008.

El octavo y último boleto para Pekín conseguido por un púgil latinoamericano se lo quedó el peso pluma (57 kilos), el mexicano Arturo Santos.