Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

Quebranto por los dos colosos hipotecarios

La Fed ofrece apoyo a Fannie Mae y Freddie Mac

ISABEL PIQUER / AGENCIAS ·11/07/2008 - 22:24h

Fannie Mae y Freddie Mac, los dos gigantes hipotecarios semi-estatales de Estados Unidos con nombre de pareja de baile de salón, hicieron sudar a más de uno ayer en Wall Street, al perder en algunos momentos casi el 50% de su valor y provocar la caída del Dow Jones a su nivel más bajo en dos años. La situación era tan inquietante que el secretario del Tesoro, Henry Paulson, emitió un comunicado en el que desmentía una “intervención inmediata”, aunque confirmaba el apoyo a las entidades.

A última hora de la tarde, trascendía una conversación entre el líder de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y el presidente de Freddie Mac en la que Bernanke le ofrecía la posibilidad de acudir a una línea de descuento de crédito –lo que le facilitaría liquidez–. La noticia catapultó a Wall Street cerca de la zona de ganancias por un momento y Freddie logró incluso conquistar el terreno positivo.

El colapso de Freddie y Fannie supondría un terremoto en los mercados financieros. Los dos gigantes manejan alrededor de la mitad de los 12 billones de dólares del mercado hipotecario estadounidense y ayer mismo se hacía público que Rusia tiene invertidos una quinta parte de su reservas de oro y divisas (lo que superaría los 100.000 millones de dólares) en las dos entidades, informa Efe.

Las dos firmas fueron promovidas por el Estado en diferentes momentos del desarrollo financiero del país con el fin de crear un mercado secundario de hipotecas que diera liquidez al sistema.

Llamada a la calma

Los expertos llamaron a la calma en torno a la situación. En declaraciones a Bloomberg, Arthur Levitt, ex presidente de la SEC, el regulador bursátil estadounidense, señalaba que su intervención está “a la vuelta de la esquina”.

Por ahora se mantiene una comunicación fluida entre el Gobierno y las dos firmas para buscar una solución a la dramática situación que viven, y que han visto cómo, en menos de un año, su valor se reducía a una
décima parte, algo similar a lo que le sucedió a Bear Stearns antes de ser adquirido por JPMorgan en una actuación respaldada por la Fed.

Según el New York Times, si el Gobierno las interviniera, las acciones no tendrían prácticamente ningún valor y serían los contribuyentes los que terminarían pagando el descalabro bursátil. La cara positiva es que los inversores recuperaron ayer la confianza en los bonos emitidos por las dos entidades ya que, de ser intervenidas, se aseguraría el cumplimiento de la deuda por parte del Estado.

Incertidumbre

El New York Times también apuntaba que el Gobierno había contemplado la posibilidad de promulgar leyes que ofrecieran garantías explícitas por parte del Gobierno sobre los cinco billones de dólares de deuda en poder de las compañías o garantizada por ellas, aunque indicaban que esta opción era menos probable, puesto que duplicaría la deuda pública, además de tener muy poca efectividad. Los mercados ya presuponen que el Gobierno respalda a ambas entidades.

ayer, las dudas al cierre de esta edición permanecían. “Fannie Mae y Freddie Mac son demasiado importantes para hundirse”, dijo el senador por Nueva York, Charles Schummer.

Comprar hipotecas para hacer ‘paquetes’

Fannie Mae (Federal National Mortgage Association) fue creada a finales de los años 30 como parte del ‘New Deal’ y el Congreso promulgó la creación de Freddie Mac en los años setenta para dar competencia al mercado y quitar el monopolio de Fannie.

Ambas adquieren hipotecas de los bancos y otros prestamistas privados y las combinan en paquetes de inversión, lo cual aumenta la liquidez del mercado hipotecario.

Bajo una ley de 1992, ambas compañías pueden ser colocadas bajo tutela del Gobierno si el regulador de estas entidades considera que cualquiera de ellas está “críticamente infracapitalizada” ya que se considera vital su labor para el desarrollo del país.