Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

El IPC sube el 5% y Solbes repudia las cláusulas de revisión salarial

El ministro reconoce, con un galimatías, un crecimiento próximo a cero en el segundo trimestre

BELÉN CARREÑO ·11/07/2008 - 22:18h

El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, fue el encargado ayer de explicar la inflación registrada en junio, un 5% en tasa interanual, la más alta desde 1995. Solbes no acostumbra a anunciar este indicador –lo hace el secretario de Estado de Economía–, pero los culpables del diagnóstico inflacionista fueron los mismos de siempre: crudo y alimentos.

Aunque Solbes apuntó a que la mayor parte del alza de los precios se debía al encarecimiento de los carburantes (un 24,6% en un año), no ocultó su descontento por la posible influencia de los salarios en la espiral inflacionista. Con contundencia, aseguró que, como titular de Economía, “preferiría que no existiera la cláusula de revisión salarial” y apoyó sólo una actualización ligada a la productividad.

Esta cláusula, conocida como “de salvaguarda”, se activa cuando la inflación supera un umbral convenido (por encima del objetivo del 2% u otro) y se pacta entre los trabajadores y la empresa en el convenio colectivo. Hasta junio, 5,3 millones de trabajadores estaban protegidos por esta cláusula, una cuarta parte de los ocupados.

Márgenes empresariales

A la polémica influencia de los salarios en el IPC, se unió estos días el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, al advertir que los márgenes empresariales de las empresas también han contribuido al proceso inflacionista.

Solbes no entró en el debate, pero sí respondió la patronal, cuyo dirigente, Díaz Ferrán apuntó ayer mismo que “ni los beneficios empresariales ni los salarios son la causa de la inflación actual”.

Sea como fuere, la tasa de inflación ha tocado su nivel más alto desde 1995 y las previsiones de los analistas son poco positivas. Según los expertos de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS), de continuar el actual precio del crudo la inflación se iría al 5,7% en septiembre.

La inflación subyacente, la que descuenta alimentos frescos y energía, repitió en el 3,3% y el diferencial con la zona del Euro también se mantuvo en el 1,1. El vestido y el calzado cayeron casi un punto porcentual en el mes previo a las rebajas, lo que recoge las ofertas que han tenido que hacer los comerciantes para incentivar el consumo de temporada.

Crecimiento casi cero

Enterrada la batalla semántica por la crisis, Solbes volvió a la carga con la guerra de las cifras. El ministro se enzarzó ayer en un galimatías númerico para reconocer que el crecimiento habría estado cercano a cero en el segundo trimestre.

En un principio, Solbes recordó que ya había advertido con anterioridad de que el crecimiento del segundo trimestre estaría por debajo del registrado el primero, por lo que se quedaría en tasas cercanas al 0,1% y 0,2%.

El ministro insistió en que seguía previendo este “ligero crecimiento”, aunque luego abogó por esperar a los estadísticas definitivas del INE ya que “estamos hablando de cifras muy ajustadas, y al final puede quedar en 0,05%, 0,08% o en 0,12%”.

La cifra definitiva no se conocerá hasta el 27 de agosto, por lo que el verano evolucionará con un indudable baile de números. Por lo pronto, el titular de Economía reconoció que en las próximas semanas se realizará una nueva previsión de crecimiento para este año, que por ahora se ha fijado en un inconcreto por debajo del 2%”.