Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

El acusado mató a Federica cuando le amenazó con denunciarle por violación

EFE ·11/07/2008 - 08:33h

EFE - Portada de un diario de Girona, donde aparece la foto del presunto asesino de la joven turista italiana Federica Squarise, Víctor D.S., 28 años, natural de Uruguay.

Víctor D.S., el asesino confeso de la turista italiana Federica Squarise, que hoy ha ingresado en prisión por orden judicial, remató a su víctima cuando aún respiraba después de agredirla porque ésta le amenazó con denunciarle por violación, si bien él niega que la agrediera sexualmente.

La jueza de Blanes (Girona) que instruye el crimen de Squarise ha decretado a primera hora de esta tarde prisión sin fianza para Víctor D.S., alias "El Gordo", por los delitos de asesinato y agresión sexual, en un crimen que califica de "repugnante", por lo que el detenido ha ingresado esta tarde en la cárcel de Girona.

En el auto, la juez Teresa Ferrer apunta que Víctor D.S., el camarero uruguayo de 28 años acusado del asesinato, ha reconocido en su declaración judicial ser el autor del crimen y ha ofrecido un relato de los hechos "automático, consciente y minucioso".

Los hechos ocurrieron la noche del pasado 1 de julio, cuando Federica Squarise, de 23 años y natural de una localidad italiana cercana a Padua, confraternizó y se fotografió en una zona de ocio con Víctor D.S., con quien aparece retratada en actitud jovial y hasta cariñosa.

Ambos abandonaron juntos la zona. El detenido ha declarado hoy que, una vez que estuvieron solos, la joven le amenazó con denunciarle por violación, si bien Víctor D.S. niega que abusara sexualmente de ella.

Ante estas amenazas, el auto recoge que el camarero se las ingenió para dejar inconsciente a la chica, si bien, cuando notó que aún respiraba, realizó otra acción "a fin de asegurarse de su muerte", al parecer estrangulándola.

Sin embargo, la jueza no se cree la versión del acusado en el sentido de que no abusó sexualmente de ella y le imputa un delito de agresión sexual -del que no le acusan los Mossos d'Esquadra-, porque sostiene que su versión "sobre el miedo a la posible denuncia se hace inexplicable si no había cometido ningún hecho ilícito".

"La supuesta negativa de la víctima (a tener relaciones sexuales consentidas) no es proporcional a la gravísima y repugnante reacción" del acusado, sostiene la jueza.

Según fuentes cercanas al caso, el deteriorado estado en el que fue encontrado el cadáver no permite confirmar si hubo una agresión sexual.

Tras cometer el crimen, Víctor "El Gordo" intentó "cambiar de apariencia", ya que se rapó el pelo y trató de desaparecer, justo cuando los Mossos iniciaron un amplio despliegue policial para localizar a la chica.

El cadáver fue hallado una semana después del crimen, el 7 de julio, desnudo y tapado con ramas en una zona boscosa de Lloret.

En su huida, el joven uruguayo, tras pasar por Madrid, se presentó en casa de unos conocidos suyos de Tarragona, a los que pidió ayuda porque, según les dijo, "he matado a una persona, pero un error lo tiene cualquiera, ya sabes, el alcohol, las drogas, lo mezclas con pastillas...".

Los amigos optaron por delatarle, lo que facilitó que la Policía Local de Tarragona le arrestara el pasado miércoles día 9 por la noche. Ante los agentes de la guardia urbana, el acusado ya se confesó autor del crimen.