Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

Obama aún no sabe dónde hablará en Berlín

Merkel no quiere que lo haga en la puerta de Brandeburgo al no ser presidente. El Gobierno buscará un sitio junto al equipo del senador

GUILLEM SANS MORA ·11/07/2008 - 18:58h


Funcionarios de la Cancillería y del Ministerio alemán de Asuntos Exteriores están en "consulta permanente" con el equipo de Barack Obama para encontrar un lugar adecuado para que el futuro candidato demócrata a la presidencia de EEUU dé un discurso en su visita a Berlín el próximo día 24. Así lo confirmó el portavoz del Gobierno, Ulrich Wilhelm.

Esta "solución de mutuo acuerdo", en palabras de Wilhelm, es consecuencia de una de las disputas más absurdas de la vida política alemana de los últimos tiempos.

La canciller democristiana Angela Merkel había expresado su "extrañeza" por la intención de Obama de hablar delante de la Puerta de Brandeburgo, por tratarse de un lugar en el que hasta ahora sólo habían hablado presidentes electos.

En cambio, el socialdemócrata Klaus Wowereit, alcalde de Berlín, se había mostrado encantado de que Obama quiera hablar en ese escenario. Wowereit recordó la polémica visita de Merkel a Washington en 2003, cuando era líder de la oposición democristiana y se fue a Washington a decirle a Bush que no toda Alemania era tan contraria a los planes de invadir Irak como el gobierno de socialdemócratas y verdes de Gerhard Schröder. "Merkel sabe cómo se hace campaña electoral en el extranjero", ironizó Wowereit.

El diario "Die Welt" informó este viernes de que Obama podría dar su discurso en la plaza de Gendarmenmarkt, que las guías turísticas describen como una de las más bonitas de la ciudad. Wilhelm calificó ayer de "leyenda" la información de varios diarios berlineses de que el gobierno de George W. Bush ha presionado a Merkel para que evite la "actuación" de Obama en la Puerta de Brandeburgo.

El portavoz gubernamental añadió que la canciller sigue viendo "con ojos críticos" que Obama haga campaña electoral allí. Aunque lo cierto es que frente a la Puerta han hablado desde futbolistas hasta cantantes, pasando por el Dalai Lama, como ha recordado el jefe de los liberales, Guido Westerwelle.

El ministro de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, advirtió de que Obama podría llevarse "una impresión equivocada, e incluso de rechazo". Obama "es y debe ser bienvenido en Berlín", dijo.

Junto a la Puerta de Brandeburgo, el padre de Bush inauguró el pasado día 4 la nueva Embajada de EEUU. De la fiesta callejera que se organizó al día siguiente en las inmediaciones de la embajada salían niños alemanes con globos de Obama. En Berlín viven unos 20.000 estadounidenses.

Como JFK

En 1963, John F. Kennedy provocó el delirio de 120.000 berlineses que se habían concentrado frente al ayuntamiento del barrio de Schöneberg, en el oeste de la ciudad dividida, para prometer solidaridad estadounidense con los berlineses occidentales. "Ich bin ein Berliner" ("soy berlinés"), alcanzó a decir entonces el presidente, despacio, palabra por palabra y sin levantar la vista de la chuleta.

En 1987, Roland Reagan pronunció un discurso frente a la Puerta de Brandeburgo que se hizo famoso por la frase: "¡Señor Gorbachev, quite ese Muro!". Por eso, un hijo de Reagan quiere ahora un monumento a su padre entre la Puerta de Brandeburgo y la recientemente inaugurada Embajada de EEUU.