Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

El Ibex se hunde un 3% y cae al nivel más bajo desde julio de 2006, por debajo de los 11.400 puntos

Marca su segundo mínimo anual consecutivo arrastrado por el batacazo de dos grandes agencias hipotecarias de EEUU

·11/07/2008 - 18:55h

El Ibex se hundió hoy un 3,03% y marcó su segundo mínimo anual consecutivo, estableciéndose en el nivel más bajo registrado desde julio de 2006, por debajo de los 11.400 puntos, afectado por el desplome bursátil de las agencias de garantía hipotecaria estadounienses Fannie Mae y Freddie Mac.

Esta caída, la quinta mayor registrada por el selectivo en lo que va de año, sitúa en el 25% las pérdidas acumuladas en 2008.

En concreto, el índice terminó en 11.383,5 puntos, arrastrado por los 'números rojos' de todos los valores, mientras que el Índice General de la Bolsa de Madrid lo hizo en la cota de las 1.226,96 unidades, tras retroceder un 2,93%.

El Ibex, que comenzó la jornada en la parte alta de la franja de los 11.700 puntos, con todos los valores en positivos, llegó a caer un 2,5% minutos antes de las 14.00 horas, hasta situarse en el borde de los 11.400 enteros, pero al final de la jornada fue incapaz de mantenerse en esta cota, presa del pánico por la pérdida de mínimos técnicos y sin poder dejar de mirar a Estados Unidos.

Al abismo de la mano de Wall Street

Según analistas, ninguna noticia macroeconómica relevante explica el vertiginoso descenso registrado hoy por el índice madrileño, que baja sin freno y sin referencias positivas a las que agarrarse, por culpa del severo correctivo sufrido por las dos agencias hipotecarias en Wall Street.

Para Eduardo Faus, de Renta 4, coinciden dos factores determinantes en la caída de hoy: el Ibex ha roto niveles técnicos que han hecho saltar las órdenes de venta de los inversores; y las bolsas de Estados Unidos han marcado niveles mínimos al perder las referencias del pasado mes de marzo y los inversores castigan al sector hipotecario y reavivan los temores a que lo peor de la crisis financiera no ha pasado.

"La caída del S&P 500 desata el pánico en el resto de mercados; de hecho, a nada que lo vean debilitarse, los índices de Europa se van para abajo", precisó el analista. Las acciones de Fannie Mae y Freddie Mac sufrían pérdidas de en torno al 30% en el parqué neoyorquino. En lo que va de año, su desplome bursátil es del 76% y del 84%, respectivamente.

"Tonto el último"

Los expertos destacan que el mercado no está haciendo caso de las valoraciones o los fundamentales de los valores, obnubilado por el goteo constante de malas noticias procedentes de ambos lados del Atlántico. "Parece que tonto el último a la hora de vender", ilustró Faus.

El volumen de negocio alcanzó los 4.300 millones de euros en la Bolsa de Madrid, de los que 582 millones de euros correspondieron a Banco Santander, 535 millones de euros a Telefónica, y 378 millones, a BBVA.

En el resto de Europa, las principales plazas también terminaron en terreno negativo, afectadas por la escalada del crudo, que pulverizó sus récord anuales, situándose por encima de los 147 dólares y por los temores renovados a que lo peor de la crisis financiera todavía no ha llegado. París cayó un 3,1%, Londres un 2,7%, y Fráncfort, un 2,4%.

Los mayores descensos del selectivo madrileño correspondieron a Ferrovial (-7,17%), Popular (-6,89%), Abertis (-6,34%), y Bankinter (-6,28%). El resto de valores de la banca también se hundieron en el rojo, ya que Banesto retrocedió 4,47%, por delante de BBVA (-3,25%), Santander (-2,43%), y Sabadell (-1,36%). Por su parte, Telefónica se dejó un 2,12%.

Martinsa-Fadesa se desploma un 33,8%

La inmobiliaria se desplomó un 33,83% hoy en bolsa después de informar al mercado de que ha pedido ampliar hasta el próximo 7 de agosto el plazo para lograr un préstamo de 150 millones de euros al que le obliga el contrato de refinanciación de 4.000 millones de euros que firmó el pasado mes de mayo.

Martinsa-Fadesa negocia ya con un grupo de bancos y cajas, y con el Instituto de Crédito Oficial (ICO), la obtención de este préstamo, sobre el que aún faltan detalles por definir, por lo que ha pedido el aplazamiento para cerrarlo.

La necesidad de lograr este préstamo coincide con la apertura de la negociación de la inmobiliaria con los sindicatos para ajustar la plantilla de 880 empleados con que actualmente cuenta para adaptarla a las actuales condiciones del mercado.