Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

Cae una empresa que vendía material militar ilegal a Irán

En la operación, la más importante de este tipo desarrollada en España, han sido imputadas seis personas

EFE ·11/07/2008 - 16:56h

La Guardia Civil ha desmantelado una red que se dedicaba al comercio ilegal de repuestos aeronáuticos para aviones de combate con países de Oriente Medio, entre ellos Irán, nación esta última sometida a embargo por varias Resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El material incautado podría alcanzar en el mercado los dos millones de euros

En rueda de prensa, un portavoz el instituto armado ha explicado que se trata de la operación más importante de este tipo desarrollada en España, y que han sido imputadas seis personas de nacionalidad española por su "presunta participación en delitos de contrabando y contra la propiedad industrial".

Según las primeras estimaciones, el material incautado podría alcanzar en el mercado los dos millones de euros.

Embargo a Irán

Esta investigación constituye la primera operación llevada a cabo para combatir y perseguir el contrabando de material de defensa y doble uso, civil y militar, dando así cumplimiento a los acuerdos y compromisos internacionales suscritos por España para el control de las exportaciones de este tipo de productos.

Las investigaciones comenzaron cuando la Guardia Civil supo que una empresa madrileña, con licencia para exportar repuestos aeronáuticos, estaba exportando material bélico violando las normas internas del comercio nacional e internacional.

La empresa madrileña se saltó también el embargo de comerciar este material con Irán

La empresa, que según las fuentes desarrollaba su actividad desde "años atrás", habría infringido las citadas normas, en primer lugar al saltarse el embargo de comerciar este material con Irán, y concretamente con una empresa "vinculada al Gobierno" de aquel país, y también al hacer copias ilegales de piezas originales fabricadas por firmas extranjeras.

Piezas clonadas

Con el fin de poder realizar los envíos clandestinos de material catalogado, los responsables habrían recurrido no sólo a la omisión de los trámites exigidos, "sino a la posible falsificación de documentos y a la reproducción ilegal de algunas de estas piezas de repuesto".

Las piezas clonadas lo eran mediante complejos procesos de clonado, utilizando para ello los datos de composición de los materiales usados para su fabricación. Incluso llegaron a encargar piezas idénticas a las originales a varias empresas de medición y mecanizado.

Los investigadores consideran que la decisión de fabricar copias a partir de piezas originales, habría estado motivado por las dificultades para la obtención de repuestos en los países donde se fabrican, aunque también habrían comprobado que los márgenes de beneficios obtenidos se multiplicaban sustancialmente.

La Guardia Civil ha abierto por primera vez a toda la prensa las puertas de su Unidad Central Operativa (UCO) para mostrar las piezas incautadas y explicar la operación.