Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

El Gobierno aprueba la moratoria para destruir las bombas de racimo en España

El Ejecutivo impulsa el proceso de firma y ratificación de la Convención sobre este asunto aprobada el pasado 30 de mayo en la Conferencia Diplomática de Dublín

·11/07/2008 - 15:13h

El Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo por el que se dispone una moratoria unilateral para destruir las municiones de racimo en España, y se impulsa el proceso de firma y ratificación de la Convención sobre este asunto aprobada el pasado 30 de mayo en la Conferencia Diplomática de Dublín.

El Ejecutivo señaló que la decisión responde "al firme compromiso" del Gobierno para "prohibir el empleo, desarrollo, producción, adquisición, almacenamiento, conservación y transferencia" de este tipo de munición, así como con la ayuda a las víctimas de las bombas de racimo, en cumplimiento con el Tratado de Dublín.

A partir de este acuerdo, el Ministerio de Asuntos Exteriores adoptará las medidas precisas para que se inicien, "a la mayor brevedad posible", el procedimiento interno para que España pueda proceder a la firma de la Convención de Oslo el próximo 3 de diciembre de 2008 y la tramitación se efectúe por la vía de urgencia.

Órdenes de Chacón 

Asimismo, fija la puesta en marcha del mecanismo previsto en el artículo 18 de la Convención, de tal modo que España pueda declarar que aplicará provisionalmente el artículo 1 de la Convención desde el momento de su ratificación.

Se procederá a la prohibición del empleo, adquisición y desarrollo de esta munición

El acuerdo emplaza así a la ministra de Defensa, Carmen Chacón, a dar las órdenes necesarias para que, "de forma inmediata", se dé cumplimiento a lo estipulado en la Convención sobre municiones de racimo en posesión de las Fuerzas Armadas Españolas —unas 5.000 unidades—.

De esta forma, se procederá a la prohibición del empleo, adquisición y desarrollo de esta munición y, específicamente, se iniciará en el "plazo más breve posible" la destrucción de la munición almacenada.

Vigilancia a la producción

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó que Asuntos Exteriores "hará lo necesario" para agilizar la firma y ratificación de la convención internacional sobre bombas de racimo "tan pronto como legalmente sea posible".

Asimismo, aseguró que Industria "vigilará" la producción de esta munición en el mercado. Según establece el acuerdo, el departamento que dirige Miguel Sebastián deberá adoptar las medidas oportunas para hacer efectiva la prohibición de importación, introducción, exportación y expedición de municiones de racimo establecida por la Convención.

La vicepresidenta hizo hincapié en la "firme voluntad" del Gobierno para que España se sitúe "a la cabeza del mundo" en la erradicación de las bombas de racimo. "Seremos el primer país en hacerlas desaparecer y lo haremos garantizando al mismo tiempo nuestra seguridad nacional", proclamó De la Vega, para quien se trata de una munición "inaceptable" por los "efectos nefastos" que provocan sobre la población civil.