Archivo de Público
Domingo, 4 de Noviembre de 2007

Koeman se encuentra con un equipo reenganchado a la Liga y con urgencias en Europa

EFE ·04/11/2007 - 13:38h

EFE - El entrenador holandés Ronald Koeman, durante su presentación como nuevo técnico del Valencia CF.

El nuevo técnico del Valencia, el holandés Ronald Koeman, se encuentra en estos momentos con su nuevo equipo reenganchado a la Liga, gracias a la victoria por 0-2 conseguida en Mallorca, pero con grandes urgencias en la Liga de Campeones.

Tras la victoria obtenida a domicilio ante el Real Mallorca, el Valencia se prepara para recibir el martes al Rosenborg en partido correspondiente a la cuarta jornada de la fase de grupos del primer torneo continental, en el que tiene necesariamente que conseguir la victoria para tratar de clasificarse.

Pese a esta imperiosa necesidad de ganar, el panorama que se le presenta a Koeman es uno de los mejores posibles, al menos desde el punto de vista clasificatorio, de los que se puede encontrar un técnico que llega a un equipo para sustituir a un compañero iniciada la temporada.

En pocas ocasiones los entrenadores llegados al Valencia en los últimos años tras una destitución se han encontrado con un panorama tan favorable, ya que, en general, decisiones como las adoptadas ahora por el consejo de administración del club suelen ir asociadas a una trayectoria deportiva mucho más adversa que la actual.

Prueba de ello es que el Valencia depende de sí mismo para seguir en la Liga de Campeones y que si hubiera ganado al Real Madrid el pasado miércoles, con el entrenador provisional Óscar Fernández en el banquillo, este sábado se habría acostado como líder de la Liga española.

No fue así, ya que el Valencia perdió por 1-5 ante el Real Madrid, pero su victoria en Palma unida a la del equipo madrileño en Sevilla, le mantienen a cuatro puntos del líder a pesar de haber perdido en cuatro de los once partidos disputados, llevar diecinueve goles en contra y haber ofrecido una imagen futbolística discreta hasta el momento.

Por lo que respecta a la Liga, el Valencia encontró un bálsamo en Mallorca, donde sin hacer un partido brillante, mejoró sensiblemente en su fútbol, se mostró sólido en defensa en el mejor partido hasta ahora del alemán Timo Hildebrand bajo los palos, y fue efectivo en ataque.

Con ello, el equipo truncó una racha de todo un mes, seis partidos, en los que nunca mantuvo su portería a cero, ya que la última vez que lo hizo fue en Huelva ante el Recreativo en el último fin de semana de septiembre.

Aunque el nuevo técnico se va a encontrar con jugadores que tienen problemas físicos como David Villa, Rubén Baraja, Carlos Marchena o Santiago Cañizares, además de con la lesión que puede ser grave de Alexis Ruano, también recupera a futbolistas con los que apenas pudo contar su antecesor, Quique Sánchez Flores.

La mejor noticia del partido de Mallorca fue ver, restablecido de su lesión y a un buen nivel, a Vicente Rodríguez, un jugador con el que apenas pudo contar Quique en los más de dos años en los que estuvo en el equipo.

Otras buenas conclusiones del partido de Mallorca son el trabajo del portugués Manuel Fernández en el centro del campo, con lo que se volvió a ver en acción a un hombre que apenas ha participado en el equipo hasta el momento, al tiempo que su compatriota Marco Caneira cuajó un buen partido como central, lo que demostró que hay opciones para cuando Raúl Albiol tiene algún altibajo.

Con todo ello, el Valencia necesita aparcar momentáneamente la Liga para lograr ante el Rosenborg la primera de las dos victorias consecutivas que necesita en la Liga de Campeones, la siguiente debe ser ante el Schalke 04 en el inmediato partido en casa, para continuar en la competición.