Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

El presidente surcoreano propone a Pyongyang reanudar un "diálogo completo"

EFE ·11/07/2008 - 09:34h

EFE - El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak (c), interviene en la apertura de la 18º Asamblea Nacional en Seúl, Corea del Sur, hoy viernes 11 de julio. Lee Myung-bak ha propuesto que su país continúe el diálogo con Corea del Norte acerca de la desnuclearización.

El presidente surcoreano, Lee Myung-bak, propuso hoy a Corea del Norte la reanudación de un "diálogo completo" para avanzar en la reconciliación entre los dos países.

En un discurso en la Asamblea Nacional (Parlamento surcoreano), Lee destacó la necesidad de reanudar de forma inmediata el diálogo para abordar la desnuclearización, el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en las cumbres intercoreanas y la cooperación humanitaria.

"La máxima prioridad de mi Administración en cuanto a la política norcoreana es asegurar su desnuclearización y abrir el camino a un mutuo beneficio y prosperidad de las dos Coreas", apuntó.

Las relaciones entre las dos Coreas sufrieron un revés con la toma de posesión del conservador Lee el pasado 25 de febrero, al condicionarlas a avances en la desnuclearización de Pyongyang.

No obstante, el discurso de Lee presagia un cambio en la política de Seúl hacia Corea del Norte, según analistas locales, y se produce cuando en Pekín están reunidos los negociadores a seis bandas para tratar de avanzar en el proceso de desnuclearización norcoreano.

En su discurso, Lee se mostró dispuesto a mantener consultas con Pyongyang para ver cómo llevar a cabo los acuerdos logrados entre las dos Coreas, incluidas las declaraciones conjuntas aprobadas en las cumbres intercoreanas celebradas en 2000 y 2007.

Asimismo, Lee manifestó su disposición de cooperar en temas humanitarios como la ayuda alimentaria a Corea del Norte, así como para solucionar el problema de los prisioneros de guerra y las familias separadas por la guerra de Corea (1950-1953).

El pasado martes Corea del Norte acusó a Lee de negar los acuerdos alcanzados durante las dos cumbres intercoreanas de 2000 y 2007 e instó a Seúl a aclarar su postura.