Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

Chávez y Uribe buscan el entendimiento

Los presidentes de Venezuela y Caribe se reúnen para zanjar la crisis surgida en torno al conflicto con las FARC

EFE ·11/07/2008 - 08:09h

Los gobernantes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Colombia, Álvaro Uribe, intentarán hoy pasar página a la crisis bilateral iniciada hace ocho meses, con una reunión en la que acentuarán los aspectos "coincidentes" entre Caracas y Bogotá a fin de retomar y potenciar la cooperación.

Chávez y Uribe se reunirán en el Centro de Refinación de Paraguaná, a 500 kilómetros al oeste de Caracas, para zanjar la crisis surgida en torno al conflicto con las FARC, que incluyó declaraciones oficiales altisonantes, el retiro temporal de los embajadores y la suspensión parcial del comercio fronterizo.

Está previsto que los gobernantes tengan al mediodía una reunión privada y un almuerzo, para luego firmar una Declaración Conjunta y un acuerdo en materia de transporte, y cerrar la cita con una rueda de prensa conjunta.

Al confirmar la semana pasada su encuentro con Uribe, el primero bilateral desde finales de 2007, Chávez afirmó que lo recibirá como un "hermano", tras reconocer que se han dicho "cosas muy duras".

Incluso anoche, en un acto proselitista, Chávez reprochó a sus aliados del Partido Comunista por apoyar una manifestación contra Uribe, anunciada para mañana frente al Consulado colombiano en Caracas.

"Yo invito al presidente de Colombia para darle la mano, para buscar la integración respetando las particularidades (...) estamos obligados a entendernos con el gobierno que haya en Colombia. ¡Yo soy un Jefe de Estado y como tal tengo que actuar!", declaró Chávez.

Crisis bilateral desde noviembre 

La crisis bilateral comenzó a finales de noviembre pasado, cuando Uribe puso fin a la mediación oficial para el intercambio humanitario de rehenes de las FARC por guerrilleros encarcelados que desde hacía cuatro meses cumplía Chávez junto a la senadora colombiana opositora Piedad Córdoba, por diferencias con sus gestioes.

Pero la máxima tensión se registró tras el ataque colombiano a un campamento de las FARC en Ecuador el 1 de marzo, que Chávez calificó de "violación a la soberanía" y que motivó el traslado de 10 batallones venezolanos a la frontera con Colombia, de 2.219 kilómetros.

El comercio y la energía centrarán la reunión de mañana, según el embajador colombiano en Caracas, Fernando Marín Valencia, quien ayer prefirió no precisar los puntos políticos de la agenda argumenando que los maneja directamente Uribe.

Precisamente, entre los asuntos políticos que enturbian la relación bilateral está el de los ordenadores que las tropas colombanas decomisaron del campamento del segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes, muerto en el ataque, que supuestamente revelarían nexos entre ese grupo rebelde y los gobiernos de Venezuela y Ecuador, lo que ha sido rechazado por Caracas y Quito.

El canciller venezolano, Nicolás Maduro, afirmó el miércoles que el encuentro presidencial servirá para "conversar francamente", "reencontrarse desde el punto de vista político", y para "restablecer un diálogo constructivo" con Bogotá.

Según añadía, por su parte, el embajador colombiano, los gobernantes abordarán temas como el comercio bilateral -que se acercará los 6.000 millones de dólares este año- la eventual participación de la estatal Ecopetrol en la rica Faja petrolera del Orinoco.