Archivo de Público
Jueves, 10 de Julio de 2008

Zapatero: "Seguiremos ayudando crezca lo que crezca nuestra economía"

El presidente del Gobierno advierte al G-8 de que no puede disminuir su aportación al desarrollo

ANA PARDO DE VERA ·10/07/2008 - 21:32h

AFP - Zapatero y el Primer Ministro griego, Costas Karamanlis, en su comparecencia ante los medios.

De "drama terrible, casi insoportable", ha calificado el presidente del Gobierno en Atenas, el suceso mortal con el que han amanecido las costas españolas y que ha tenido, una vez más, el problema inmigratorio como protagonista. En esta ocasión, fallecieron en la madrugada del jueves quince personas de las 33 que viajaban en una patera hacia las costas de Almería. Nueve de las víctimas mortales eran niños de muy corta edad.

El suceso ha hecho a José Luis Rodríguez Zapatero abordar con mucha más contundencia la política de inmigración europea con el primer ministro griego, Konstantinos (Costas) Karamanlis, durante la reunión de ambos de este jueves, en Atenas, y a pesar de la que cae sobre el Gobierno a costa de la crisis económica que atraviesa nuestro país, el jefe del Ejecutivo se ha comprometido a seguir ayudando a África y a los países más necesitados "crezca nuestra economía lo que crezca".

"O ayudamos a África a nuestro futuro colectivo se puede poner en cuestión", ha razonado el jefe del Ejecutivo a las preguntas de los periodistas, griegos y españoles, que cuestionan el aparente deterioro de la situación del continente africano cuando sus habitantes llegan a extremos como el de la muerte de los nueve bebés y seis personas más en Almería.

Zapatero se ha comprometido una vez más a que España alcance su objetivo de destinar el 0,7% del PIB a ayuda al desarrollo al final de la legislatura, es decir, en 2012, aunque las fuentes de Moncloa consultadas no aclaran si el aumento desde el 0,5% actual se hará de forma progresiva - subiendo 0,5% cada año- o en función de la situación económica anual que puede alcanzar su punto más delicado a finales de este año o principios del que viene, aunque sí reiteran que el compromiso del presidente se cumplirá.

Más riqueza, menos ayuda

El jefe del Ejecutivo, con el apoyo explícito de Karamanlis, ha hecho un llamamiento a la Unión Europea (UE) para lograr cuanto antes el Pacto Común de Inmigración y Asilo de los 27, pero, sobre todo, se ha refirido también -algo más inusual- al G8. Y es que la reciente reunión en Japón de las ocho potencias mundiales ha sido fuertemente cuestionada por su escasez de contenidos en materia de crisis alimentaria, el quid del cónclave, y lo ilustrativo del menú de clausura, con 19 platos elaborados con materias primas de altísimo coste, como caviar o trufas. Zapatero y su homólogo griego se han despidido, en cambio, con un sobrio menú consistente en ensalada, pescado y macedonia con helado.

Pero el presidente español ha querido referirse al G8, sobre todo, por las acusaciones de incumplimiento de sus compromisos de financiación al desarrollo en África que ha venido recibiendo. Así, en la cumbre de 2005, en Gleneagles (Escocia), el G8 acordó duplicar la asistencia para 2010 a 50.000 millones de dólares, la mitad de los cuales irían para África. Pero un informe del Comité de Progreso África, establecido para controlar la aplicación de los compromisos de Gleneagles, ha señalado que, bajo los actuales planes de gastos, el G8 quedaría a 40.000 millones de dólares de su objetivo.

 "Es inaceptable que creciendo la pobreza extrema, disminuya la ayuda al desarrollo", ha advertido Zapatero a esos países. De la misma forma, el jefe del Ejecutivo español propuso dos metáforas para entender lo que, en su opinión, debe y no debe ser un país de cara al fenómeno inmigratorio: "No puede ser una fortaleza ni una casa cerrada, pero tampoco puede ser un edificio en donde se entre por cualquier lado".