Archivo de Público
Viernes, 11 de Julio de 2008

Un test para sacarse el carné de buen alemán

Los extranjeros que deseen obtener la nacionalidad deberán acertar al menos 17 de las 33 preguntas del examen

GUILLEM SANS MORA ·11/07/2008 - 00:00h

ap - Clases en Berlín de una ONG a la comunidad turca .

Los extranjeros que quieran obtener un pasaporte alemán deberán responder correctamente a 17 de 33 preguntas de un test de nacionalización a partir del 1 de septiembre. Representantes de comunidades extranjeras y partidos de la oposición lo han tachado de obstáculo innecesario. El test se suma a otras condiciones ya existentes, como haber vivido un mínimo de ocho años en el país y hablar alemán.

Los solicitantes deben demostrar conocimientos del orden social y jurídico del país y del modo de vida alemán. Saber qué década fue la del milagro económico alemán o qué quería expresar el canciller Willy Brandt cuando se arrodilló en el antiguo gueto de Varsovia en 1970. Sobre esta última pregunta, Daniel Steinmeier comenta en el semanario de izquierdas Jungle World: Los examinados deben aprender que Alemania hizo cosas muy malas, pero se ha disculpado por todo. Para que quede claro quiénes son hoy los vencedores morales.

El político verde Volker Beck criticó ayer en Berliner Zeitung que el cuestionario reclama unos conocimientos que la mayoría de alemanes seguramente no adquiere hasta que estudia su primer semestre de Derecho de Estado.

El diputado socialdemócrata Sebastian Edathy comentó en la misma línea: La idea de que el test tiene que ser fácil para los alemanes y obligar a prepararse a los extranjeros implica que hay una especie de diferencia natural de formación entre alemanes e inmigrantes que éstos deben superar.

El test no es tan difícil como el del carné de conducir, se defendió ayer de las críticas el ministro del Interior, Wolfgang Schäuble.

Las autoridades de Baden-Württenberg, en el sur del país, han anunciado que seguirán usando el polémico test que introdujeron ya en enero de 2006, con preguntas dirigidas específicamente a musulmanes sobre temas como la homosexualidad. ¿Cómo reaccionaría si su hijo adulto le dijera que es homosexual?, es una de las preguntas de ese land, precisamente uno de los más conservadores del país.

En Hessen, las autoridades acabaron renunciando a una pregunta que requería respuesta escrita: Comente el concepto derecho de existencia de Israel. Precisamente en el land donde el diputado democristiano Martin Hohmann pronunció en 2003 un discurso en el que hablaba de los judíos como pueblo criminal por haberlo sido muchos bolcheviques.